Energía y decisiones – ElPropósito

¿Cómo se relacionan los cambios de rumbo y el propósito?

Photo by Roland Larsson on Unsplash

Los cambios de rumbo poseen un significado muy importante, denotan intenciones, necesidades, curiosidad y sobre todo, poder seguir avanzando. Somos capaces de decidir por nosotros mismos lo que queremos lograr y en la génesis de una decisión radica un punto fundamental que ha sido la base que me inspira a escribir mis posts, sobre todo por su importancia al momento de dar el siguiente paso.

Se puede pensar, soñar y anhelar ir del punto A al punto B (un objetivo en particular), se puede confirmar que esa decisión a tomar está alineada de alguna manera a lo más profundo de nuestro ser, se puede tener todo un “checklist” completo y aún así en el vuelo siempre existirá la posibilidad de dar un cambio de rumbo. Qué hace que siempre exista esta posibilidad?; una respuesta que llega a la mente es esa capa superior de fuerzas y factores externos que difícilmente se puedan calcular al 100%.

Aún en la toma de decisiones con riesgos calculados, existen posibilidades de eventos inimaginables que, de materializarse, pudieran poner en riesgo nuestras decisiones. Sin embargo, habita en nuestro ser una llama y un instinto natural para salir adelante del cual todos podemos echar mano y aprovecharlo. Cuando nos movemos por valores y por un propósito firme, un cambio de rumbo que minimice un riesgo, es tomado como la ventaja y la oportunidad para recargar energías y aprender.

Al inicio, el viaje de A al B puede parecer una línea recta, a pesar de la maraña y tejido cerebral que tengamos que haber usado para imaginarlo. En la vida real, suceden todo tipo de eventos que lo vuelven absolutamente no lineal al viaje, sin embargo, el optimismo y la llama de la disciplina para seguir adelante con confianza, con espíritu ganador y con coraje para luchar, llevan en el centro la convicción de que lo mejor está siempre por venir.

El mundo se compone de energía y decisiones. Todos los días debemos elegir, todos los días hay un para qué seguir luchando y el equilibro entre esa energía y las decisiones que debemos tomar, nos lo brinda nuestro Propósito. Sea un equipo en una organización o la persona que lee este post, el viaje inició en algún momento, seguramente hoy hay que decidir y para decidir hay que invertir energía(s), ¿cómo y para qué quieres invertir esa energía? y sobre todo, ¿qué tan dispuesto estás para aceptar los cambios en cualquier momento?, cambios que sin lugar a dudas teniendo claro el propósito vendrán siempre acompañados (o bajo el brazo) la energía necesaria para seguir adelante.

Fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Todo saldrá bien. Este es un cuento de lo más lindo e inspirador que he visto en mi vida, comparable al mil y una vez leído Oh, the Places You’ll Go!. Destaco esta frase que me encantó “los niños miran mucho hacia afuera y poco hacia adentro los adultos miran mucho hacia adentro y poco hacia afuera, si solo te fijas en los problemas te perderás la belleza del mundo que te rodea”.
  • Qué estuve Escuchando: ¿Escucho o me escucho? Este es un episodio del podcast de TED en español, particularmente me llamó la atención, por todo aquello que suena a nuestro alrededor y qué tan capaces somos de escucharlo. En mi profesión como Coach la escucha es una competencia fundamental al igual que el resto y es quizás por eso que me gustó tanto la charla, vale la pena.
  • Qué estuve Leyendo: El Monje que vendió su Ferrari. Es de sabios reconocer cuando uno se equivoca y realmente con este libro me equivoqué; pensando que iba a ser de fácil lectura, terminó siendo muy inspirador y cautivador; sigo en él y he querido muy a propósito, seguir en él.
  • Qué estuve Aprendiendo: 12 meses de pandemia y Trabajo Remoto. Este es un gran video que hacía falta que se hiciera. Considero que le puso nombre y apellido a lo sucedido en la pandemia respecto al trabajo (remoto, no remoto, mixto, híbrido etc). Asimismo, resume enormemente los retos y los desafíos que una empresa pasó, está pasando y va a pasar; sin embargo, admiro la claridad con la que también transmite soluciones muy positivas, realistas y sobre todo, ejecutables tomando en consideración las lecciones que hemos aprendido y el futuro que viene para el trabajo. Vale la pena verlo y felicidades por ese gran trabajo que estás haciendo mi querido y estimado amigo, Chico Corzo.

La energía interna – ElPropósito

¿Cómo mantener constante la energía que nos impulsa hacia el éxito?

Photo by Anastasia Zhenina on Unsplash

Existe una fuerza motora que impulsa nuestras ideas y a su vez, brinda una sensación de bienestar por el simple hecho de imaginar algo. Por otro lado, también existe una fuerza que nos mantiene enfocados día a día, una que provee empuje y todo aquello necesario para seguir luchando a pesar de las circunstancias. Hay un reflexión sobre la que he estado trabajando alrededor de este tema y la quiero compartir en este post.

Vivimos momentos con desafíos altamente demandantes. Situaciones que pueden desequilibrar a cualquier persona, equipo u organización si el cambio no es bien manejado o si no sabemos identificar herramientas que nos ayuden a mantener un norte claro en esos ambientes tan complejos.

A pesar de las circunstancias y de los retos en mención, es importante tener claro que, la esencia de buscar el sentido de las cosas, alcanzar la felicidad ó estar en armonía, son valores y luchas a los que constantemente estaremos buscando una forma, una estrategia o bien esa situación que nos ayude a alcanzarlos.

Todos los días se nos presentan (grandes y pequeñas) oportunidades para descubrir la fuente de energía que ayuda a mantener el empuje y las ganas de seguir adelante. Son esos momentos los que definen la forma de enfrentar el día a día, las ideas que deseamos encontrar, las ganas que necesitamos para salir adelante y sobre todo, la energía para mantenernos enfocados.

Las mayores dificultades nacen de la esencia misma de la naturaleza, el caos. Asimismo, la vida es un vaivén de energía a la cual de alguna manera le sacamos un provecho y buscamos que ésta se mantenga constante a lo largo del tiempo; es justo en ese aprovechamiento donde habita la oportunidad de descubrir el sentido de las cosas para que esa energía primaria, que necesitamos para mover todo en la dirección que deseamos y con el empuje adecuado, nos provea el ingrediente vital para salir de cualquier desafío.

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Ser feliz, cómo gestionar las emociones. Ha sido un descubrimiento muy especial esta conferencia y sobre todo, siento que he descubierto a una gran psiquiatra. De la conferencia he enviado a pedir ya el libro de su papá y estoy seguro que vienen muchos más libros de ella.
  • Qué estuve Escuchando: ¿Qué es Coaching?. Del podcast de Memescuchan, este es un episodio en el que “Meme” nos entrevista a Luisa Zamora (colega y amiga) y a mi persona para hablar un poco sobre qué es Coaching. Espero les guste.
  • Qué estuve Leyendo: Estados Unidos, La historia. Regresé al libro y recién entro a las décadas post conflicto de guerra civil, la parte donde Estados Unidos se industrializa y se genera una cantidad de innovaciones sin parangón.
  • Qué estuve Aprendiendo: SNA, Social Network Analysis. Una herramienta muy interesante para medir en qué grado se relacionan distintos grupos o “stakeholders”, qué tan cohesionados están, qué grupos son importantes por distintos motivos etc.

El poder de brillar siendo auténticos

Cómo liberar nuestro potencial y ser todo lo que podemos llegar a ser

Photo by Markus Spiske temporausch.com from Pexels

He tenido momentos donde he dudado profundamente sobre si puedo lograr un objetivo o si soy apto para determinado proyecto. Esas dudas me trajeron ansiedad, temor, autocrítica y una parálisis total donde el tiempo transcurría y las cosas seguían en el mismo lugar. Salir de los temores y lograr esa sensación de avanzar en la vida me ha llevado trabajo y tiempo y una gran conclusión a la que he llegado es que, liberar todo el potencial de una persona radica en ser quien realmente deseamos ser.

En física, potencial hace referencia a “energía almacenada”. Al ser liberada esa energía, ésta tiene muchos matices (e.g. lograr un sueño, cumplir un objetivo, construir el futuro que deseamos, etc.). En el fondo, lo común a todos esos resultados es el logro de la máxima representación de todas las capacidades de un individuo y generalmente lo que alcanzamos termina siendo una obra de arte para nosotros. Por lo tanto, ¿cómo liberar esa energía?.

Un primer gran paso es, permitirnos ser esa persona que deseamos ser. Independientemente de la situación en la que estemos, siempre tendremos la libertad para tomar una decisión de cómo queremos enfrentar determinada situación más allá de cualquier modelo preestablecido, recomendado o impuesto. Esto abre la puerta para empezar a utilizar él o los atuendos que siempre hemos querido vestir y es el mayor generador de confianza para poderse parar frente al mundo y aprovecharlo hacia la consecución de nuestros sueños.

Un siguiente paso es atreverse al ensayo y el error. Aún estando fuera de nuestra zona de confort, vestidos con la mejor armadura y confiados de nuestro potencial, siempre habrá espacio para el aprendizaje después de una caída o tropiezo en el camino. Esto es la gran oportunidad de poder pulir nuestras propias estrategias para salir adelante en un camino que, su resultado será la mayor de nuestras satisfacciones.

El ensayo afina la voz, por lo tanto, lo que sigue es cantar y cantar fuerte. Una vez que somos conscientes de nuestro talento y que cuando ponemos nuestras habilidades al servicio de aquello que nos gusta hacer y esto nos trae grandes beneficios, lo consecuente es aprovecharlo al máximo y brillar. Esta es una fase de fluir donde las cosas aparentemente se dan por sí solas, el esfuerzo es mínimo y el resultado enorme, el tiempo pasa desapercibido y las ideas y pensamientos emergen constante y espontáneamente.

Finalmente el resultado llega y es la hora de disfrutar los aplausos y agradecer. El público y los aplausos somos nosotros mismos, el teatro es nuestro y la cantidad de obras es infinita, en nuestras manos está hacer la mejor de nuestras representaciones todos los días y aprovechar las oportunidades para brillar (que son únicas y especiales para cada persona). Como un diamante que fue creado por el tiempo y bajo presión, nuestra responsabilidad es cavar internamente hasta encontrarlo y pulirlo todos los días para llegar a ser quien realmente deseamos ser.

Un fuerte abrazo y feliz semana,

Rodrigo Baccaro

P.D: Algunos recursos que estoy leyendo y viendo, me gustaron y comparto: