El tiempo y sus matices – ElPropósito

Cuando todo sucede en un año

Photo by Aron Visuals on Unsplash

Hace un año aproximadamente (y en estas latitudes desde donde escribo este post) una avalancha de noticias nos sumergía en la incertidumbre de la continuidad de la vida misma. Rápidamente y sin mayor tiempo de preparación nos vimos envueltos en una encrucijada que tenía todo tipo de matices con apariencia de ser poco sorteables. Todos los rincones de nuestro planeta, naciones, instituciones, empresas, organizaciones, equipos etc, sufrimos esa angustia colectiva del no saber qué va a pasar mañana; y el tiempo pasó. Comparto algunas de mis reflexiones y una dedicatoria especial en este post.

Este post se lo dedico a mi hijo Gabriel quien justo hace un año, un par de días atrás vino al mundo; doy gracias a Dios y a la Santísima Virgen María por su vida y por llegar a nuestras vidas, como ese bebé tan ansiado después de la partida de nuestro querido, amado y siempre recordado Juan Diego. Gabriel llega en un momento donde todo afuera se viene abajo, sin embargo, en mi (nuestro) corazón la esperanza, la fe, la alegría y esa felicidad que invadía mi ser permencía (y permenace) latente.

Lo anterior me hace reflexionar en cómo a pesar de las circunstancias, nosotros, como seres humanos nos organizamos (física, espiritual y emocionalmente) de tal forma a través de las grandes capacidades que llevamos dentro para adaptarnos a todo tipo de circunstancias; contamos con tantas herramientas en nuestro ADN que, a pesar de la incertidumbre del qué va a pasar mañana, llega un punto donde somos capaces de centrar toda nuestra atención en el aquí y en el ahora, disfrutar lo que tenemos en las manos y sobre todo, agradecer.

Pienso en el tiempo y en cómo no hay forma que éste se detenga, siempre va, siempre continúa y también pienso en qué punto y en qué momento decidimos seguir su ritmo, aceptarlo o también quedarnos detenidos, estancados e inmersos en un punto en específico. El tiempo al final del camino, es la referencia cuando se hace una pausa como la que he querido hacer en este post, es mi referencia cuando veo lo que hubo, lo hay y lo que puede venir. Hace un año era un reto planificar, era un completo desafío descifrar qué venía mañana y aquí estamos los que pudimos continuar caminando en la jungla (mis pensamientos y mis oraciones para todos aquellos que partieron en este lapso de tiempo).

Sé que las reflexiones sobre todo lo que pudo pasar en un año son infinitas como infinitos son los pensamientos de todo los que habitamos este planeta. Sin embargo, debe quedar la lección aprendida que en algún punto, todos fuimos conscientes de esa red que nos conecta (que siempre nos ha conectado y que verdaderamente existe) y que como seres humanos nos brinda esa capacidad de ir más allá de nuestras expectativas, sobre todo para vivir, sobrevivir, adaptarnos y continuar. El mundo no es hoy ni de cerca parecido al que conocíamos el año pasado y es justo ese pequeño lapso de tiempo que nos ha tocado experimentar, el que nos debe dar la plena conciencia de todo lo que somos capaces de ser y lograr aún en las condiciones más extremas. Sigamos construyendo.

Fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Jordan Peterson on Rules for Life, Psychedelics, The Bible, and Much More | The Tim Ferriss Show. Esta era una entrevista que estaba esperando y por fin llegó. Dos personajes a quienes admiro y que por fin ambos se encontraron en la red. Por mucho uno de los mejores videos que ya hay en la web y vale la pena ver. Afortunadamente y para mi suerte, el siguiente libro de Jordan Peterson ya viene en camino a mi casa
  • Qué estuve Escuchando: Mental Training. Este es un audio corto de Sam Harris a quien afortunadamente este año tuve la oportunidad de descubrir y de quien me estoy beneficiando sustancialmente para entrenar mi mente. Destaco de este audio la forma en la que podemos hablarnos a nosotros mismos, cómo aprenderla.
  • Qué estuve Leyendo: The Art of Impossible. Este es un gran libro que tengo en mis manos. En este momento me encuentro leyendo justo en un punto donde el propósito de vida y los objetivos que uno se pueda plantear se conectan; la ciencia que hay detrás de la redacción de los objetivos y la conexión con el propósito de vida de una persona es quizás lo que más destaco. Y me conecta significativamente porque esta investigación en este libro es, mucho de lo que como Coach hago especialmente como Coach de Success Unlimited Network.
  • Qué estuve Aprendiendo: Breaking the Spell of Negative Emotions. Nuevamente y de Sam Harris, un gran video con lecciones poderosas sobre esas emociones negativas que llegan a la mente, invaden y tienen distintos niveles; cómo identificarlas y qué se puede hacer con ellas son respuestas que cada vez más logro ir descubriendo.

Sobre resiliencia – ElPropósito

Una experiencia y un aprendizaje

Photo by Markus Tinner on Unsplash

Este post quiero dedicarlo a todos los que en algún momento hemos pasado por situaciones extremas donde difícilmente hemos iniciado un camino con valentía sino más bien con ese temor que invade todo nuestro ser. Hoy pienso en todas aquellas personas, equipos, organizaciones, empresas, etc, que sin imaginarlo, sin quererlo y sin haberlo previsto, hemos pasado por todo tipo de situaciones; eventos que al final en lo que nos identifica y une, es en lo fortalecidos que hemos salido; inclusive aquellos que se quedaron en el camino; todos de alguna manera hemos sido resilentes.

Pienso en mi memoria de corto plazo cuando escribo estas líneas; muchas veces me falla y me hace olvidar detalles que mientras recorro la vida han significado grandes sucesos y grandes etapas. Sin imaginarlo y sin poder proveerlo al 100% como nos hubiese gustado, justo hace un año alrededor del mundo muchos estragos estaban sucediendo a causa de la famosa pandemia generada por COVID-19; nunca nos imaginamos lo que todo esto podía ocasionar y sobre todo, los giros que iba a obligarnos a dar.

Sé que suena fácil decirlo, pero un año tiene sus 365 respectivos días y noches que, para muchos han sido interminables y para otros quizás significó apagar la luz para siempre. Varias preguntas llegan a mente por ejemplo: Qué nos hace resilientes?; qué es eso que nos ayuda a regresar a donde estábamos pero más fuertes, más humanos, mejor empresarios, mejor equipo?. Justo una respuesta radica precisamente en la memoria que llevamos en nuestro ADN, esa memoria que nos permite regresar a la posición original pero una posición que jamás es igual, siempre mejor y siempre robustecida.

Miedos, oscuridad, caídas, todas esas emociones que se viven en el camino se olvidan rápidamente; quizás por nuestra misma naturaleza humana y la propensión que tenemos para seguir arriesgándonos a vivir y a salir adelante. Una vez pasado el camino, una vez atravesada la jungla, la meta a veces está llena de elogios, de abrazos o a veces también de soledad. Sin embargo, queda en el ADN esa memoria (aunque no seamos conscientes) de haber vivido algo extremo que, cuando se vuelve a vivir, nos hace recordar instantáneamente cómo fuimos capaces, cómo fuimos estrategas, cómo fuimos equipo, cómo fuimos familia, en fin, cómo logramos.

Para qué escribo sobre resiliencia hoy?. Hoy, después de un año de no nadar con mi equipo y después de casi 2 años de no hace un “aguas abiertas”, me aventuré y recorrí a nado 2 kilómetros en laguna del pino en Guatemala. Mientras nadaba (en completa oscuridad) recordé cómo honré la memoria de mi hijo Juan Diego haciendo un Ironman en Santa Rosa, California; pensé en todas aquellas personas que jamás imaginaron lo oscuro que podían ser los días del COVID, en aquellos que se fueron a causa de COVID, en equipos que se disolvieron, en empresarios que vieron sus empresas cerrar, en familias que no se han podido ver, y un largo etcétera.

Aclaro que me he mantenido haciendo ejercicio, sin embargo, después de tanto tiempo sin nadar especialmente en aguas abiertas (donde no se ve absolutamente nada y la sensación es que en cualquier momento Godzilla va a salir…). Hoy mi lección de domingo, mi lección de vida es que no me cabe la menor duda que por estos días caminamos (o quizás nadamos, navegamos, nos desenvolvemos) por la vida un poco con la cabeza metida de bajo del agua donde no podemos ver nada, donde nos cuesta respirar, quizás pensando que estamos sin rumbo y sin norte.

Sin embargo, también no me cabe la menor duda que dentro de la resiliencia hay algo fundamental y es el propósito. Ese norte, ese faro, esa brújula que nos guía y que siempre apunta y nos dice hacia dónde debemos ir. Mientras nadaba tuve un par de pausas para calibrar el rumbo, para saber si mis brazadas me estaban llevando hacia donde quería ir. Es poco lo que podemos ver con claridad hoy más que nunca, pero si algo podemos hacer y es lo que está en nuestras manos, son esas pausas para calibrar el rumbo y nuestro norte; para reflexionar y seguir (sea una persona, una empresa, una organización, un equipo). Hoy mi mente recordó todos mis miedos y a la vez me recordó todas mis fortalezas y mis habilidades. Unas últimas reflexiones:

  • Cómo recordarnos a nosotros mismos, todos los días, lo bien que lo hemos hecho?
  • Cómo calibrar nuestro propósito con cada paso que damos hacia ese lugar a donde queremos llegar?
  • Cómo confiar en que ya lo hemos hecho bien, que somos resilientes, que somos buenos en lo que hacemos y que si nos vuelve a tocar hacerlo, lo podemos volver a hacer una y otra vez?

Fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: La cultura de la cancelación. Este es un Ted que me llamó la atención especialmente por el título. Me ha permitido posicionarme a ver mucho de lo que está sucediendo alrededor de lo que se piensa y se dice y de los extremos a los que se está llegando en términos de censura. Vale la pena verlo.
  • Qué estuve Escuchando: Breathholding is the new black. Este ha sido un descubrimiento nuevamente a raíz de Wim Hof. Sin embargo, mientras más me meto a descubrir los beneficios de estas rutinas, más quiero seguir experimentándolas, especialmente por los beneficios que me ha traído a mi salud.
  • Qué estuve Leyendo: Desafortunadamente tuve que poner en pausa la columna de hierro. Llegó a mis manos el tan esperado último libro de Steven Kotler (uno de mis autores favoritos): The art of impossible. Literalmente lo estoy devorando pero despacio; espero el próximo domingo comentar un poco acerca de los principales aprendizajes. Quizás uno de los temas que más me apasiona de Kotler es la forma en la que muestra el significado de FLOW en su libro Stealing Fire; lo mezcla en este último libro con los nuevos descubrimientos que presenta y la verdad es algo que me apasiona y me cautiva enormemente para leerlo y tratar de comprenderlo al 100%.
  • Qué estuve Aprendiendo: Cold shower therapy. Estes es un video que complementa mucho de lo que he aprendido con el método de Wim Hof. Es una decisión clave al inicio del día decidir estar en una situación aparentemente “incómoda” con un baño de agua fría, el efecto que genera, es multiplicador. Mi abuelo materno vivió casi 100 años y uno de los hábitos que lo siguieron quizás todos los días de su vida, fue tomar un baño de agua fría, siempre.

Posibles e imposibles – ElPropósito

Sobre lo que fuimos capaces y un gracias por este 2020

Photo by Pete Pedroza on Unsplash

Se termina el 2020 y casi como en un abrir y cerrar de ojos escribía en diciembre del año pasado, sobre el inicio de la década, objetivos para corto, mediano y largo plazo etc. Si bien la pandemia del Covid-19 nos deja muchas lecciones, hay una reflexión con la que me quiero despedir del año: la conjunción entre la cosas posibles y las imposibles y de todo lo que fuimos capaces este 2020, te invito a seguir leyendo.

Existe una gran probabilidad de que el presente año haya dejado una huella imborrable en todo el planeta con caras de distintas naturalezas y en magnitudes que se multiplican tanto por seres humanos que habitamos la tierra como por aquello nos pasó en carne propia y también por todos y cada uno de los pensamientos que se cruzan por nuestra mente (el cómputo del número resulta extremadamente grande) por lo tanto la magnitud del problema es inimaginable y su paso por el mundo dará mucho para discutir y resolver.

Por lo tanto, cómo planificar para 2021 sabiendo todo lo que ha sucedido en los últimos meses? Por un lado con la fe y la confianza que en la medida que sigamos haciendo todo el esfuerzo que esté en nuestras manos por alcanzar nuestros sueños, siempre habrá un resultado y/o un aprendizaje, es decir, siempre obtendremos algo a cambio. Asimismo será útil poner en práctica todo lo vivido, aprendido y ejecutado lo cual me lleva a la siguiente estrategia.

Eventos tan significativos siempre dejan grandes lecciones y grandes estrategias para la vida. La primera es que si antes se hablaba del Cambio (con mayúscula), Resiliencia y Ejecución, el 2020 nos deja una gran lección de cómo algo que se lee imposible, difuso, ininteligible fuimos capaces de aprender(los) sobre la marcha, con mucha presión (más de la que pudiéramos haber imaginado) y sin que existiera fuerza sobrehumana (o algún súper poder) que permitiera superar la dificultad en un abrir y cerrar de ojos (a como estamos acostumbrados), en conclusión: hicimos cosas imposibles.

Por lo tanto, 2021 es y seguirá siendo un año para seguir pensando y construyendo nuestro futuro; todo lo que ha sucedido deberá servir para ponerlo de forma visible y recordarlo constantemente, esa resiliencia que fuimos capaces de desarrollar por ejemplo. Este siguiente año al igual que todos los que ya hemos vivido también vendrá cargado de muchos retos, pero también vendrán alegrías y satisfacciones y de alguna u otra manera, pronto lograrán su justo equilibrio y en un abrir y cerrar de ojos seguiremos cosechando frutos.

En nuestras manos está hacer lo posible, en nuestra mente y en nuestras manos está hacer lo imposible. La invitación es a pensar lo prometedor que puede ser un año cuando todo aquello que nos propongamos ser, hacer y tener nos conduzca por caminos que dejen un beneficio tanto personal (espiritual, material y/o emocional) y también para el mundo que nos rodea; recordando siempre que la mayor felicidad está en el compartir.

Sea cual sea el reto que hayamos pasado, aquí estamos, la fe y el espíritu humano de saber que lo mejor está por venir nos sigue moviendo. Lo que se fue de nuestras manos o se fue de la tierra, deja y dejará un recuerdo imborrable, lo que esté por venir ojalá llene ese espacio de ilusión que nos hace sentir y admirar lo bella que es la vida cuando se vive en armonía y dando todo lo mejor de nosotros como seres humanos.

Si has llegado hasta aquí en este post deseo que este 2021 venga lleno de salud, retos y satisfacciones. Gracias por leer todos mis posts los domingos, por todos y cada uno de los mensajes que he recibido y sobre todo, por darme la oportunidad de compartir mis ideas, pensamientos y formas de ayudar a que la vida que elegimos vivir y las decisiones que decidimos tomar estén guiadas siempre por nuestro Propósito. Feliz Año 2021.

Un fuerte fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Luis Alberto Spinetta – Recital en Casa Rosada completo – HQ. Gran artista argentino a quien tuve la oportunidad de conocer en su momento por mi gran amigo Sergio; este recital vale la pena verlo al 100% especialmente por ver los rostros de tantas generaciones tarareando sus canciones y obviamente, por lo especiales que son todas sus composiciones.
  • Qué estuve Escuchando: Wim Hof Interview | The Tim Ferriss Show (Podcast): A Tim Ferris lo sigo desde hace muchos años a raíz de una serie de libros que he leído de él (i.e Tools of Titans, Tribe of Mentors, etc). Esta entrevista es poderosa, justo en la profundidad de sus preguntas es que se comprende el mensaje de Wim Hof con su método.
  • Qué estuve Leyendo: 12 Rules for Life. Espero poderlo terminar antes que finalice el año. Y con mucha seguridad se convertirá en uno de los primeros libros en volver a leer inmediatamente al finalizar. Por cierto, he enviado a pedir ya el siguiente libro del autor que es la continuación de este que estoy leyendo y promete mucho: Beyond Order: 12 More Rules for Life
  • Qué estuve Aprendiendo: Can anxiety work in your favor?. Una charla magistral sobre cómo lidiar con la ansiedad y si verdaderamente podemos usarla a nuestro favor para enfrentar lo que consideramos problemas en la vida. Particularmente padezco de ansiedad y es un tema con el que lucho día a día, hoy más que nunca.