Posibles e imposibles – ElPropósito

Sobre lo que fuimos capaces y un gracias por este 2020

Photo by Pete Pedroza on Unsplash

Se termina el 2020 y casi como en un abrir y cerrar de ojos escribía en diciembre del año pasado, sobre el inicio de la década, objetivos para corto, mediano y largo plazo etc. Si bien la pandemia del Covid-19 nos deja muchas lecciones, hay una reflexión con la que me quiero despedir del año: la conjunción entre la cosas posibles y las imposibles y de todo lo que fuimos capaces este 2020, te invito a seguir leyendo.

Existe una gran probabilidad de que el presente año haya dejado una huella imborrable en todo el planeta con caras de distintas naturalezas y en magnitudes que se multiplican tanto por seres humanos que habitamos la tierra como por aquello nos pasó en carne propia y también por todos y cada uno de los pensamientos que se cruzan por nuestra mente (el cómputo del número resulta extremadamente grande) por lo tanto la magnitud del problema es inimaginable y su paso por el mundo dará mucho para discutir y resolver.

Por lo tanto, cómo planificar para 2021 sabiendo todo lo que ha sucedido en los últimos meses? Por un lado con la fe y la confianza que en la medida que sigamos haciendo todo el esfuerzo que esté en nuestras manos por alcanzar nuestros sueños, siempre habrá un resultado y/o un aprendizaje, es decir, siempre obtendremos algo a cambio. Asimismo será útil poner en práctica todo lo vivido, aprendido y ejecutado lo cual me lleva a la siguiente estrategia.

Eventos tan significativos siempre dejan grandes lecciones y grandes estrategias para la vida. La primera es que si antes se hablaba del Cambio (con mayúscula), Resiliencia y Ejecución, el 2020 nos deja una gran lección de cómo algo que se lee imposible, difuso, ininteligible fuimos capaces de aprender(los) sobre la marcha, con mucha presión (más de la que pudiéramos haber imaginado) y sin que existiera fuerza sobrehumana (o algún súper poder) que permitiera superar la dificultad en un abrir y cerrar de ojos (a como estamos acostumbrados), en conclusión: hicimos cosas imposibles.

Por lo tanto, 2021 es y seguirá siendo un año para seguir pensando y construyendo nuestro futuro; todo lo que ha sucedido deberá servir para ponerlo de forma visible y recordarlo constantemente, esa resiliencia que fuimos capaces de desarrollar por ejemplo. Este siguiente año al igual que todos los que ya hemos vivido también vendrá cargado de muchos retos, pero también vendrán alegrías y satisfacciones y de alguna u otra manera, pronto lograrán su justo equilibrio y en un abrir y cerrar de ojos seguiremos cosechando frutos.

En nuestras manos está hacer lo posible, en nuestra mente y en nuestras manos está hacer lo imposible. La invitación es a pensar lo prometedor que puede ser un año cuando todo aquello que nos propongamos ser, hacer y tener nos conduzca por caminos que dejen un beneficio tanto personal (espiritual, material y/o emocional) y también para el mundo que nos rodea; recordando siempre que la mayor felicidad está en el compartir.

Sea cual sea el reto que hayamos pasado, aquí estamos, la fe y el espíritu humano de saber que lo mejor está por venir nos sigue moviendo. Lo que se fue de nuestras manos o se fue de la tierra, deja y dejará un recuerdo imborrable, lo que esté por venir ojalá llene ese espacio de ilusión que nos hace sentir y admirar lo bella que es la vida cuando se vive en armonía y dando todo lo mejor de nosotros como seres humanos.

Si has llegado hasta aquí en este post deseo que este 2021 venga lleno de salud, retos y satisfacciones. Gracias por leer todos mis posts los domingos, por todos y cada uno de los mensajes que he recibido y sobre todo, por darme la oportunidad de compartir mis ideas, pensamientos y formas de ayudar a que la vida que elegimos vivir y las decisiones que decidimos tomar estén guiadas siempre por nuestro Propósito. Feliz Año 2021.

Un fuerte fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Luis Alberto Spinetta – Recital en Casa Rosada completo – HQ. Gran artista argentino a quien tuve la oportunidad de conocer en su momento por mi gran amigo Sergio; este recital vale la pena verlo al 100% especialmente por ver los rostros de tantas generaciones tarareando sus canciones y obviamente, por lo especiales que son todas sus composiciones.
  • Qué estuve Escuchando: Wim Hof Interview | The Tim Ferriss Show (Podcast): A Tim Ferris lo sigo desde hace muchos años a raíz de una serie de libros que he leído de él (i.e Tools of Titans, Tribe of Mentors, etc). Esta entrevista es poderosa, justo en la profundidad de sus preguntas es que se comprende el mensaje de Wim Hof con su método.
  • Qué estuve Leyendo: 12 Rules for Life. Espero poderlo terminar antes que finalice el año. Y con mucha seguridad se convertirá en uno de los primeros libros en volver a leer inmediatamente al finalizar. Por cierto, he enviado a pedir ya el siguiente libro del autor que es la continuación de este que estoy leyendo y promete mucho: Beyond Order: 12 More Rules for Life
  • Qué estuve Aprendiendo: Can anxiety work in your favor?. Una charla magistral sobre cómo lidiar con la ansiedad y si verdaderamente podemos usarla a nuestro favor para enfrentar lo que consideramos problemas en la vida. Particularmente padezco de ansiedad y es un tema con el que lucho día a día, hoy más que nunca.

Del punto a al punto b – ElPropósito

Una guía para comprender el valor de los valores y el propósito

Photo by Jesse Bowser on Unsplash

Un viaje generalmente da inicio por una necesidad, un anhelo o una ilusión, en ese embarque la imaginación juega el rol de imaginar el destino. Los seres humanos vivimos constantemente en “modo viaje”, siempre analizando la situación actual en la que estamos y buscando cómo superarla hacia una situación futura; trazando rutas que nos permitan mejorar. En ese paso inicial hacia el embarque y apuntar la dirección hacia el destino, el propósito, y los valores juegan el rol más importante.

El análisis de la situación actual nos hace ver la realidad bajo un lente de “se puede estar mejor, puedo estar mejor, podemos estar mejor”. Asimismo, nuestra capacidad de visualizar el futuro explora y explota esa fuente inagotable de inspiración que nos caracteriza del resto de animales sobre la tierra. Ambas claridades (estado presente y estado futuro deseado) necesitan un ingrediente que, bien identificado, nos perfecciona: los valores.

Los valores son fundamentales para guiar las decisiones en cualquier situación. En mi caso puedo compartir que la pasión, el coraje y el sentido son tres valores personales que guían mi caminar sobre la tierra y que cada vez que valido si estoy o no en sintonía a ellos, automáticamente se genera una priorización de recursos, tiempo, claridad etc. De esa misma manera, organizaciones de todo tipo alrededor del mundo mantienen una perspectiva constante de tomar decisiones en sintonía a sus valores que les permite vivir su ética empresarial y garantizar su sostén a largo plazo.

En ese constante viaje entre el punto a y el punto b de alguna manera buscamos crear más valor, valor que nos beneficie y nos haga mejores personas y a su vez beneficie a a los demás; es un cambio que el fondo propone un mejor lugar donde todos nos veamos beneficiado. no obstante Qué hace que muchas decisiones terminen siendo erróneas y/o nos conduzcan entonces a otros destinos? en una parte considero que es la falta de un propósito y un paso más allá es el tener claro dicho propósito.

Se acerca el fin del año y es posible que muchas decisiones que tomamos al inicio del mismo nos estén condiciendo a ese punto b que deseábamos o visualizábamos. Es una realidad que este año ha tenido altibajos de todo tipo y tormentas que jamás imaginábamos. Es justo en esas tormentas y para esas tormentas donde el propósito, los valores y la claridad del rumbo son habilitadores que nos ayudan a llegar al destino. Teniendo esto muy claro, también existe la posibilidad que en ese camino se necesite invertir más recursos (económicos, energía, tiempo, entre otros) pero siempre confiando que el destino tarde o temprano llegará.

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Tanya Müler. Esta semana con mucha alegría la comunidad de zamoranos alrededor del mundo tuvimos la noticia que nuestra alma mater tiene nueva rectora, Tanya Müler. Este video cuenta en poco tiempo pero con mucha claridad, su trayectoria como persona y como profesional. Me enorgullece de sobremanera que sea la primer mujer en dirigir mi universidad y también la primer zamorana en hacerlo. Deseo de corazón que su gestión siga cumpliendo la misión de Zamorano en el mundo y que el estado de la comunidad que giramos directa e indirectamente alrededor de esta gran universidad, siga siendo sólida. Si quieres saber qué es Zamorano te invito a darle click a este link: Zamorano.
  • Qué estuve Escuchando: Bishop Barron: Word on Fire. Escuchar a estos dos grandes titanes discutiendo sobre religión, la psicología detrás de la biblia y el sentido de la vida es un gran recurso que vale la pena invertir el tiempo. Al Obispo Barron lo sigo en Instagram y soy fanático de sus videos.
  • Qué estuve Leyendo: 12 Rules for Life. Como lo mencioné en el blog pasado, un gran libro con el que estoy cerrando el año y ya he pedido por adelantado el siguiente libro del autor que saldrá en marzo 2021.
  • Qué estuve Aprendiendo: Resiliencia. Este es un video que me ayudó a comprender cómo los seres humanos somos capaces de aguantar asimismo me ayudó a ver el significado que la pandemia ocasionada por el Covid-19 tendrá en nuestras vidas. Si hay un video que hay que ver para comprender qué es la resiliencia, este es.

P.D. 2. Hoy se cumplen dos años de la partida de nuestro segundo hijo, lo extraño con todo mi ser. Que Dios te tenga en su gloria hijo mío, te extraño y te extrañamos; llegaste a tu punto b. “Y si acaso no brillara el sol, y quedara yo atrapado aquí….”

Enfoque, rendimiento y resultados – ElPropósito

Una estrategia de enfoque cuando las distracciones son constantes (y algo personal)

Photo by Johnson Wang on Unsplash

La semana pasada escribí sobre cómo canalizar las energías para estar en el rumbo correcto y desarrollar al máximo todo nuestro potencial, todo nuestro rendimiento. En ese transitar a veces siento una piedra constante en el zapato que se traduce en ansiedad, temor y hasta miedo del futuro; todo eso termina nublándome la mente, minando mi rendimiento y haciendo que tenga que invertir grandes cantidades de energía. Te invito a leer un post muy personal.

Es difícil escribir sobre ansiedad, sobre miedo y temor. Emociones enormemente conocidas pero muy poco gestionadas; en mi caso, desde que identifiqué ese temor constante, supe que había algo que estaba funcionando de alguna manera no tan familiar y me provocaba sensaciones muy desagradables. Desde que fui consciente de esa sensación, empecé un proceso de aprender a gestionar mis temores y sigo en ello, tratando de encontrar respuestas que me permitan vivir mi Propósito de Vida al máximo.

En la búsqueda de alcanzar un objetivo, desarrollar un hábito o lograr un plan, la curiosidad y la necesidad de vivir en paz son dos variables fundamentales que juegan un rol importante para seguir adelante. Asimismo, cualquier temor (generalmente infundados) son el ruido que incide directa y negativamente en ambas variables, reduciendo la capacidad para confiar en alcanzar la visión que haya inspirado el plan u objetivos.

La inmediata pregunta entonces es: cómo gestionar los temores? cómo vivir una vida donde la confianza cada vez que la recordemos genera un espíritu de tranquilidad?. La respuesta es la piedra filosofal, el santo grial por el cual muchos filósofos han dedicado su vida entera a encontrarla (ie. Aristóteles). Un detalle particular que quisiera compartir es que hace dos años perdimos a nuestro segundo hijo, una experiencia trágica que ha dejado una huella imborrable en mi memoria.

Cuento la experiencia como parte de la metáfora de mi vida, como parte de ese camino que he recorrido en la vida y que a veces en las aventuras a las que me embarco, fácilmente me olvido quién soy (se me olvida mi Propósito), fácilmente me dejo llevar por temores infundados y a dudar si soy o no capaz de superar un obstáculo, un reto; fácilmente se me olvida que la vida constantemente me ha puesto retos y que algunos los he sorteado abrazado a mi familia, a mis amigos, a Dios, a la Virgen otros apenas los he sorteado y en algunos el barco hasta ha quedado dañado, pero jamás hundido.

Sea cual sea el reto que hoy estemos enfrentando, se cierra un año lleno de eventos atípicos para nuestra época pero muy típicos para la humanidad en toda su historia. Debemos recordar de dónde venimos, quienes somos y los sueños que tenemos sobre la mesa; en el momento que se genera la duda basta recordar las experiencias más duras por las cuales hemos pasado, para adentrarnos en lo más profundo de nuestro ser y ser conscientes que la vida no es un cuento ni una ilusión, es un caminar constante del cual siempre hemos salido adelante.

Un abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Wim Hof. Gran entrevista a dos grandes; me impresiona el efecto inmediato que ha tenido en mí los ejercicios prácticos de esta entrevista. Jim Hof es alguien a quien en el pasado había descubierto y hoy con más necesidad que nunca de poder encontrar una forma de estar tranquilo y en paz, soy seguidor de sus ejercicios.
  • Qué estuve Escuchando: Abogados del Espacio. Súper interesante este podcast de Ted en Español. Cómo se prohibe la apropiación de la luna?
  • Qué estuve Leyendo: 12 Rules for Life. Este es un gran libro con el que voy a cerrar 2020; agradecido por haber encontrado al Dr. Jordan Peterson y beneficiarme de su simpleza para explicar los temas más profundos y a la vez elementales del ser humano. Me inspira su mensaje y me insta a seguir indagando más sobre su vida y su obra. Es un libro que recomiendo y vale la pena leerlo.
  • Qué estuve Aprendiendo: Wim Hof Method. Sus técnicas de respiración y lo extremo de la técnica me impresiona y me insta a seguir profundizando en mejorar la técnica de respiración y otros ejercicios prácticos para conectarse con lo más profundo de todo nuestro organismo.