loader image

Un estado mental único – ElPropósito3 min read

Cómo el estado de flujo nos mueve en una dirección estratégica

Photo by Solen Feyissa on Unsplash

Volar, nadar y mi práctica de Coaching son tres formas en las cuales puedo experimentar un estado de flujo. Steven Kotler un gran exponente del tema (quizás no el descubridor) lo define como “un estado de conciencia en el que experimentamos lo mejor y podemos dar lo mejor”. Tres grandes temas en mi vida donde aprender algo nuevo se me facilita enormemente, cada vez que los practico el tiempo pasa literalmente volando y el esfuerzo que tengo que dedicarles es muy equilibrado y por último, cuando termino de realizarlos, la sensación que siento es “no fui yo quien estuvo haciéndolo”.

Cuando hay un enfoque claro en una meta es muy probable que encontremos cierto grado de pasión y fuerza de voluntad para alcanzarla. Podemos sumarle más probabilidad de éxito cuando los objetivos nacen o se alinean a un propósito claro y sin lugar a dudas, se logran los resultados cuando el grado de concentración en su ejecución es tan alto que se llega a estar en un estado de flujo (Flow).

No obstante, las distracciones son la mayor mina para liberar todo nuestro talento y potencial cuando nos proponemos algo. Más allá de las capacidades o de la formación, las distracciones más elementales son aquellas que nacen de la carencia de alineación entre la pasión que se tiene por un objetivo y el empeño que estamos dispuestos a poner. Una forma de concentración constante, se encuentra cimentada en la importancia que tiene un determinado objetivo ya sea para nosotros o para una organización; para saber dicha importancia debemos ser capaces de responder a una simple pregunta: para qué lo que queremos. 

Si esa respuesta refleja una importancia muy alta en sintonía a un propósito, generalmente será el habilitador a un nivel de conciencia muy alto y por ende a dedicar todos los recursos necesarios (especialmente tiempo) para lograr el objetivo. De esa respuesta nace la semilla para la fuerza de voluntad y la fuerza de voluntad gira alrededor del estado de flujo al que generalmente llegamos (consciente e inconscientemente) fruto de hacer aquello que nos apasiona y nos gusta.

Aún en los momentos más difíciles y complejos cuando se requiere una gran concentración y enfoque, la fuerza de voluntad para seguir dando pasos vendrá de la mano de la claridad qué tengamos al inicio del recorrido sobre aquello que al final anhelamos alcanzar. El mayor escudo contra la turbulencia es el grado de concentración se se logra en el camino hacia el resultado, y la mejor estrategia para transitar sin ruidos y sin miedo a los ladridos en ese recorrido, será siempre la pasión por lo que anhelamos.

Fuerte abrazo y siempre lo mejor, 

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Botticelli – El infierno de Dante en el arte. Un gran descubrimiento estos documentales de la cadena alemana DW. Ya he visto varios, pero este es maravilloso.
  • Qué estuve Escuchando: Bitcoin: The future of Money?. Jordan Peterson, uno de mis escritores favoritos y escucharlo en en este gran podcast hablando de Bitcoin, me parece sorprendente e interesante.
  • Qué estuve Leyendo: El libro negro de la nueva izquierda. Tenía muchos años de no leer un libro como este y que me cautivara tanto. Es una radiografía sólida e interesante y una gran obra con cualquier cantidad de citas y referencias que cautivó mis noches de lectura.
  • Qué estuve Aprendiendo: How to spot a pyramid scheme. Me parece interesante que exista un Ted sobre cómo describir un esquema piramidal. Particularmente y desde hace muchos años es un tema que me ha interesado estudiar.

Author: rodadmin

Share your thoughts