Cómo ganarle al día con un REMO

Me gusta empezar el día sintiendo que lo voy a terminar satisfecho y que todo lo que hice tuvo un propósito. Para ello aplico cuatro hábitos que me hacen sentir cargado de energía, en paz y enfocado.

REMO es un acrónimo que surgió de hábitos que constantemente he venido practicando y perfeccionando durante varios años.

El orden en el que los aplico desde que me levanto hasta que empiezo a trabajar todos los días es: R: Rezar E: Ejercicitarme M: Meditar y O: Organizarme

Rezar: Soy católico y practico mi religión. Rezo el rosario en las mañanas (la oración favorita de Juan Pablo II). Para rezarlo utilizo la aplicación Rosary Pro. Independientemente la religión que uno profese, considero que empezar el día agradeciendo al Sumo Creador por todas las bendiciones, es dar el primer gran paso de todos.

Ejercitarme: Hábito del cual hay infinidad de estudios sobre los beneficios que trae. Aquí lo que recalco es hacer un deporte que mientras se practica permita: Disfrutar, desconectarse y a la vez llevar una vida equilibrada. Particularmente me gusta nadar, correr (ahora, antes no) y hacer bicicleta.

Meditar: La primera vez que escuché y practiqué meditación fue en la Universidad (2004), mi profesor de literatura enseñaba a practicar meditación/relajación unos 10 minutos previo a iniciar sus clases haciendo énfasis en los beneficios que trae a la mente dicha práctica.

Años después, suscrito a Harvard Business Review encontré una infinidad de artículos relacionados, pero hubo uno que me llamó poderosamente la atención y a partir de ese momento dio inicio mi práctica diaria y matutina de por lo menos 10-20 minutos de meditación:  Eight weeks to a better brain (2011). Para meditar he utilizado distintas apps, hoy (gracias a una excelente recomendación) utilizo Insight Timer. Particularmente los beneficios que me da son: Paz, limpiar mi mente para pensar con claridad, reducir/eliminar ansiedad, entre muchos otros.

Organizarme: La forma como organizo mi día tiene que ver con llevar un diario (Journaling). Para hacer esto encontré dos guías básicas:

Llevar un diario me ha permitido mantener la conexión entre mis objetivos anuales y los pequeños pasos que debo dar todos los días. Aquí es donde se conjugan mis anhelos con mi propósito.

Finalmente, lo más especial de practicar mi REMO es la sensación de navegar todos los días con un rumbo, un propósito, con toda la energía, mucha paz y serenidad y sobre todo, felicidad de alcanzar lo que deseo.

Hay algo que practiques todos los días y sea un hábito para ti? Gracias por compartírmelo.

Fuerte abrazo,

Rodrigo Baccaro

Diabetes, 7 consejos con los que he visto a mi esposa enfrentarla y 3 roles que he jugado como esposo

Según la International Diabetes Federetion  (IDF) la diabetes es “una afección crónica que se desencadena cuando el organismo pierde su capacidad de producir suficiente insulina o de utilizarla con eficacia”. En 2015 en el mundo habían 415 millones de personas con diabetes y para 2040 habrán 642 millones.

Asimismo según la American Diabetes Asociation (ADA) existen dos tipos de diabetes:

Tipo 1. El cuerpo no produce insulina

Tipo 2.  El páncreas produce insulina pero el cuerpo no la absorbe correctamente, por lo tanto los niveles de azúcar en la sangre tienden a dispararse.

Sorprenden los números y sorprende el padecimiento, sin embargo, lo que más me sorprende son las estadísticas de las personas que aun no han sido diagnosticadas y aquellas que siendo diagnosticadas no saben cómo enfrentar la situación.

En 2011 mi esposa fue diagnosticada con diabetes. No ha sido un camino fácil, pero tampoco imposible. Estos son 7 consejos que he visto y considero son fundamentales para atacar de frente a la diabetes y tambien comparto 3 roles que como esposo he jugado.

  1. Detectar el padecimiento y tratarlo a tiempo: Buscar ayuda médica a la brevedad y si es posible, siempre una segunda opinión. Es algo con lo cual el paciente deberá aprender a convivir toda la vida así que vale la pena invertir tiempo y estar seguro del padecimiento
  2. Aceptar el padecimiento: Desde el diagnóstico de mi esposa en 2011 he visto cómo muchas otras personas que han sido diagnosticadas, simplemente no aceptan el padecimiento. Existen diversas razones y creo que van desde el tabú, miedo a enfrentarlo, la desinformación, hábitos fuertemente arraigados, entre otros. Hay tantos libros, videos, información que basta con solo ver los 242 millones de resultados que despliegua google cuando ponemos en el buscador la palabra “diabetes”. Aceptar el padecimiento no es tarea fácil, significa que vienen cambios pero como siempre lo he dicho, son cambios que nos ayudarán e importarán positivamente.
  3. Asesorarse y buscar ayuda. Lo mejor es estar siempre de la mano de un médico a quien consultar, llamar y salir de dudas. Asimismo, otro apoyo fundamental y efectivo es el de un nutricionista que permita que el paciente identifique todo aquello que puede comer (en efecto se puede comer de todo), las porciones, etc.
  4. Pensar positivamente: Este es uno de los consejos que al inicio cuesta comprender. Nadie sabe cómo salir adelante cuando un órgano del cuerpo está fallando o no quiere responder como antes lo hacía. Tener un simple pensamiento de “lo voy a lograr” “voy a salir de esto” abre la mente para empezar a escuchar todos los consejos, ayudas y pasos que se deben dar, para poco a poco dar el primer paso y empezar a ver la luz al final del túnel, empezar a ver que la diabetes llegó para arreglar muchas cosas en la vida.
  5. Anticiparse: Recuerdo que en los inicios del padecimiento de mi esposa un excelente médico al que acudimos como segunda opinión nos decía “Si vos: No hacés ejercicio, tenés grasa abdominal en exceso, estás bajo estrés, tenés una mala alimentación, no vas al médico por lo menos una vez al año, estás aumentando considerablemente el riesgo de padecer diabetes…aunque toda tu familia nunca haya padecido diabetes” nunca lo olvidaré. Anticiparse significa: Hacer ejercicio (reduce el estrés y si se hace correctamente tambien la grasa abdominal), comer bien (asesorarse de un nutricionista) y exámenes completos por lo menos una vez al año.
  6. Disciplina: He visto que es el más importante de todos. Conlleva horarios y consistencia en: comidas,  sus porciones, dormir bien, hacer ejercicio, medicamentos entre otros. Y más que disciplina, creo que es “autodisciplina”, nadie lo va a hacer por uno.
  7. Continuar con la vida: Este es el más bello de todos los consejos. He visto cómo a pesar de los sube y bajas, la vida continúa y con mejor calidad. La persona que verdaderamente aprende a convivir con el padecimiento descubre que puede seguir con su vida y ser ejemplo para los demás

Mis roles:

  1. Apoyo: Incondicional y en todo momento. Van a haber “bajones” de azúcar en los que hay que salir corriendo a la cocina en búsqueda de comida. Recordar que hay que meter los medicamentos si vamos de viaje, ir al médico juntos, meterse en la enfermedad y comprenderla, etc.
  2. Leer: Informarse es el mejor consejo que puedo dar. Primero hay que comprender qué es y qué no es la diabetes y comprender que tiene un tratamiento y que se puede salir adelante. Yo me compré este libro y de ahí en adelante siento que manejé el tema. https://www.amazon.com/Diabetes-Dummies-Alan-L-Rubin/dp/1119090725/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1495976415&sr=8-1&keywords=diabetes+for+dummies
  3. Imitar. Al final uno terminará: haciendo ejercicio, comiendo mejor, yendo al médico, en fin, tendrá mas conciencia de lo que come y de las causas de la diabetes.

Deseo que todo esto sirva como ayuda si usted o alguien cercano lo está enfrentando. Mi mensaje final es que no es algo imposible de llevar, tampoco es una ciencia exacta, cada día se aprende algo nuevo y al aprender a llevar la vida tiene un sabor distinto.

Como siempre le agradezco sus comentarios.

Rodrigo Baccaro