Confianza, Incertidumbre y Adaptación – ElPropósito

Tres valores que en clima adverso, nos ayudan a llegar al destino final

Photo by Ricardo Frantz on Unsplash

Los seres humanos tenemos un potencial infinito para encontrar nuevas formas de hacer las cosas. Gran parte de la clave para liberar ese potencial se encuentra del otro lado de aquellas formas de pensamiento/actitudes o sentimientos que en determinadas circunstancias nos llevan a tener una visión poco amplia, es decir, nos limitan (sin ser conscientes de ello). Te invito a leer más sobre cómo gestionar esas limitantes para generar confianza, manejar la incertidumbre y adaptarnos al entorno en el que estamos viviendo.

Continue reading “Confianza, Incertidumbre y Adaptación – ElPropósito”

Menos predecible, más impredecible – ElPropósito

Hacia dónde nos conduce la incertidumbre de hoy y qué estrategia debemos adoptar

Predecir el futuro ha sido históricamente uno de los retos humanos más desafiantes y al que más energía le invertimos. Año con año tanto empresas como personas nos embarcamos en la planeación estratégica y, tomando información de múltiples fuentes, desarrollamos planes que en buena teoría nos deberían llevar al estado deseado. Sin embargo, hoy la incertidumbre es la regla y nunca estuvo más de moda lograr la plena explotación de nuestro potencial. Te invito a seguir leyendo para veas qué pienso al respecto.

La predictibilidad laboral está desapareciendo a un ritmo vertiginoso. La planificación rigurosa con pasos específicos para llegar de un punto A a un punto B es cada vez más incierta y difícil de estimar; asimismo, para hacer frente a esta disyuntiva, todas aquellas actividades repetitivas que contenga dicha planificación, podrán ser muy pronto sustituidas por las múltiples tecnologías disponibles (y en desarrollo), esto con la finalidad de dar una respuesta mucho más rápida, confiable y flexible.

Las implicaciones laborales y la necesidad de encontrar estrategias personales que hagan frente a dicha realidad son un verdadero reto. No basta con tener un plan, sino de encontrar una o varias Estrategias (Empresariales y Personales) que nos permitan hacer elecciones quizás no las más acertadas pero sí las que nos protejan y que mientras se desarrollan los acontecimientos que vendrán post elegir, éstas sean capaces de adaptarse con flexibilidad, aprender sobre la marcha, y nos sigan llevando a esos destinos que proveen tranquilidad y bienestar.

El 100% de nuestras capacidades humanas son y serán insustituibles especialmente la creatividad. Nuestras innovaciones son y seguirán siendo la punta de lanza para que cada nueva tecnología siga siendo una herramienta más para el ser humano. Por lo tanto, sabernos diferenciar y proveer propuestas que ayuden a solucionar los retos tanto de personas u organizaciones será una obligación.

Parte de la solución a lo impredecible del ambiente, reside en la explotación de las múltiples inteligencias humanas. Para lograr esto y pensando en equipos de trabajo, es vital que todos los miembros sepan con mucha claridad los retos y desafíos por los que están trabajando y, pero mucho más es que compartan un Propósito (esa razón de ser del equipo, el para qué están en este mundo) y los Valores del equipo (aquello que los perfecciona y los hace ser un mejor equipo cuando toman decisiones).

A nivel personal sucede lo mismo, una persona guiada por su Propósito de Vida y sus propios Valores, tendrá más probabilidades de encontrar inspiración y creatividad para hacer frente a sus propios retos, tendrá las bases de una estrategia personal más robusta que va más allá de contar con un plan, que en apariencia pudiera ser una fuente de tranquilidad, pero en el fondo carece de la esencia que es, contar con una estrategia.

No basta con pensar en un estado deseado, fijar objetivos, crear un plan y asignar recursos; esa predictibilidad está en vías de desaparición. La verdadera estrategia que haga frente a la incertidumbre actual, consiste en sentar las bases para que ésta sea lo suficientemente flexible y responda a la multiplicidad de influencias que giran al rededor tanto de una persona como una organización y que tienen intereses opuestos pero necesitan los mismos recursos.

¿Cuál es tu Estrategia para hacer frente a los retos de hoy? ¿Cómo te estás diferenciando? ¿Qué tan predecible es hoy lo que haces?

Fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Que es Swarm AI. Con una fascinación particular por la Inteligencia Artificial me encontré con Swarm AI. Cómo la Inteligencia Artificial puede aprender de la naturaleza que tiene sus propios modelos de toma de decisiones; ejemplos súper interesantes de abejas, vale la pena verlo.
  • Qué estuve Escuchando: Apología de Sócrates. Libro (realmente es audiolibro y el canal en Youtube es gratuito) sobre el juicio de Sócrates y todos los diálogos tanto de su propia defensa como las acusaciones, esto es de lo más lindo que he encontrado en la red.
  • Qué estuve Leyendo: El Bosque de los Pigmeos. Es el primero libro que leo de Isabel Allende, me encantó y me lo devoré en un día; es otra de las tantas puertas que he abierto y espero leer muchos más de ella. Estoy por empezar a leer (porque no ha llegado a mis manos) The Future is Faster Thank you Think; apenas voy por el primer capítulo que pude empezar en Kindle pero lo pedí en pasta dura; lo que llevo es fascinante. Cómo las tecnologías de punta se están fusionando para proveernos herramientas sùper poderosas, este creo que será el mejor libro de 2020, ya veremos.
  • Qué estuve Aprendiendo: Agilidad Emocional. Esta es una súper investigación y un maravillo descubrimiento sobre las emociones. Inteligencia Emocional y Agilidad emocional son dos conceptos distintos, complementados son una herramienta de las más robustas del liderazgo. Los cuatro pasos de la Agilidad Emocional están en este video y vale la pena verlo.

¿Cómo manejar la incertidumbre y lograr la independencia?

En un mundo que premia la velocidad (con muchos efectos), ¿cómo hacer un alto?

Photo by Victor Freitas from Pexels

Durante mucho tiempo la incertidumbre fue un motivo de preocupación, estrés y ansiedad para mí. Ese constante sentimiento de no saber qué va a pasar o no saber qué destino me deparaba la vida, era una fuente constante de impaciencia, falta de ánimo e infelicidad. Todo esto tuvo un cambio y hoy disfruto la vida con tranquilidad.

Habiendo transcurrido ya el primer mes del año (en un abrir y cerrar de ojos) es importante ser conscientes de varias preguntas que quiero compartir e invitarte a reflexionar: ¿Soy el piloto, copiloto o pasajero de mi vida? ¿Cuál es el legado que deseo dejar? ¿Cuáles son mis metas para 2019? ¿Qué sería lo mejor que me pudiera pasar este año? ¿Qué está en mis manos hacer? ¿Cómo y por dónde empiezo?

Algunas herramientas que me han ayudado a manejar la incertidumbre y lograr la independencia son:

  • Tranquilizar la mente: Vivimos en un mundo donde la velocidad es sinónimo de éxito, no podemos parar, está casi que prohibido. El círculo vicioso entre falta de sueño, mala alimentación, no ir al médico, no hacer ejercicio, tener sobre peso, es el efecto de una mente que no está tranquila. Por lo tanto, cómo y qué hacer?: Mi estrategia es Rezar, Ejercitarme, Meditar y Organizar mi día, lo describí más detalle en el post “Cómo ganarle al día con un REMO” con los resultados que obtengo y te invito a leer.
  • Brújula: Es bien sabido las formas de navegación que se han utilizado siempre y han servido de herramientas para conquistar (las estrellas, sol, marea, luna, viento, brújula, GPS, etc.). Algunas preguntas para encender nuestra brújula son: ¿Qué es lo que guía mi vida? ¿Cuál es esa frase que me define y me dice quién soy y hacia dónde voy?. Esta es quizás la herramienta que cualquier ser humano debe ser capaz de responder y tener. Sabiendo entonces que vamos del punto A al punto B nos hará ser conscientes de los obstáculos que hay que sortear.
  • Percepción de la realidad: Cuanto mas conscientes seamos de nuestra realidad, más orientados y más seguros estaremos para afrontar nuestro destino, cuanto más firme sea nuestra posición en el mundo, más consistente será nuestro actuar.
  • Adueñarse del camino: En cualquier momento y a cualquier hora podemos poner un alto en lo que estamos haciendo (en aquello que no nos satisface plenamente) y decidir un cambio. Tenemos por naturaleza todas las capacidades de soñar, planificar, innovar y construir nuestro propio destino. Esta es quizás la mayor fuente de tranquilidad potencial con que contamos.

¿Cuál es tu fuente de certidumbre? ¿Cómo estás abordando tu año?. Gracias por compartirme siempre tus opiniones y mensajes, me llenan y ayudan.

Fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. El libro que estaré leyendo esta semana y te invito a que leas es “21 lecciones para el Siglo XXI

No hay otra manera de progresar que tropezándose, cayéndose y levantándose, una y otra vez.

Mario Vargas Llosa. El llamado de la Tribu