La velocidad del presente – ElPropósito

Cómo la paciencia ayuda en la evolución de las experiencias

Photo by Luca Campioni on Unsplash

La incomodidad es una reacción natural cuando una experiencia nos desagrada, nos afecta o nos hace crecer. Tendemos a querer desaparecer toda sensación de malestar, pasando por alto la oportunidad de capturar y aprender todas las sensaciones, percepciones y observaciones que podemos hacer al respecto.  Atrapados en un enfoque pesimista tendemos a ver lo que más nos afecta y no el potencial del aprendizaje y el futuro que puede venir. Te invito a seguir leyendo para saber cuál es el principal beneficio de cultivar la paciencia alrededor del presente.

La rapidez la hemos promovido como mecanismo para la obtención de resultados, dejando de lado un componente importante: el bienestar. El enfoque en la velocidad nos hace pasar por alto tantas experiencias que podemos disfrutar durante el recorrido; particularmente el enfoque excesivo en cuán rápido llegamos a la meta, limita la atención hacia la infinidad de instantes que componen la ruta y que, vividos con plena atención, brindan también el resultado esperado, un aumento del bienestar y una mayor autoconciencia. 

Hoy particularmente, somos conscientes de cuánto importa la velocidad y la efectividad de un resultado, sin lugar a dudas necesitamos respuestas y sobre todo una cura. Sin embargo, en el fondo lo que realmente deseamos es que la cura sea efectiva y el tiempo que hemos esperado haya valido la pena. Por lo tanto, el efecto de la espera ha sido el poder cultivar la paciencia y éste es quizás el mayor aprendizaje que esta generación nos llevaremos. 

Nada garantiza cómo será lo que hemos denominado “el nuevo normal”, lo que tenemos y seguiremos teniendo es la incertidumbre del futuro y que lo único que realmente poseemos es nuestro presente. Por lo tanto, ponderando la paciencia más que la velocidad, equilibramos el camino y nos aseguramos una gran dosis de satisfacción o aceptación cuando el resultado final llegue. Dedicarnos a lo que tenemos sobre la mesa y en las manos es pues nuestra principal tarea, el mañana tendrá su propia naturaleza y su propia dedicación.

Debemos sobreponer la paciencia a la naturaleza errática de nuestros pensamientos. El poder de centrar la atención en cada paso que deseamos dar, nos ayuda a encontrar los resultados con el esfuerzo justo y necesario. Por ende, habilita el crecimiento de la autoconfianza y una capacidad de percepción sobre aquellos pasos que ya hemos dado, que de alguna manera nos han ayudado y sobre aquellos que podemos dar con mayor conciencia.

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor, 

Rodrigo Baccaro

La VELA de esta semana es

  • Qué estuve ViendoQué podemos controlar?. Un video corto y poderoso del Instituto de Inteligencia Emocional, Goleman. Vale la pena verlo especialmente en estos momentos donde la pandemia nos está mostrando claramente qué podemos y qué no podemos controlar. 
  • Qué estuve EscuchandoEl Arte de ser Feliz, Arthur Schopenhauer. Gran audiolibro con una serie de reglas que vale la pena escuchar (y/o leer). Este es un libro que ya he solicitado y entra a mi serie de lecturas obligatorias. Gran descubrimiento. 
  • Qué estuve LeyendoEstados Unidos: La historia. El mismo libro desde hace dos semanas. Los detalles están consumiendo la mayor cantidad de mi tiempo, especialmente poder investigar más e hilar fino sobre la vasta cantidad de anécdotas y datos históricos que componen esta obra. Me ayuda mucho sobre todo, a comprender la realidad política de hoy tomando en cuenta los hechos históricos pasados. Recomiendo ampliamente este libro. 
  • Qué estuve AprendiendoBraille. Este sistema de lectura táctil, ha sido un misterio para mí y hoy he decidido que quiero empezar a aprender al menos lo básico. Nace un interés especial para poder desarrollar una nueva capacidad que es justo la opuesta a mi forma de aprendizaje.  

Alfabetización emocional – ElPropósito

Cómo y hacia dónde enfocar la expansión de nuestra conciencia

Photo by Tengyart on Unsplash

La autogestión comienza por desarrollar un estado de conciencia permanente que nos permite saber en todo momento cómo estamos respecto a cualquier situación que nos rodea. Adicionalmente vienen hábitos, actitudes y una serie de decisiones que, bien encaminadas, nos ayudan a mantener un equilibrio en el bienestar. El primer gran paso en ese camino de la autogestión comienza en saber cuánto sabemos sobre emociones. Te invito a seguir leyendo para que descubras cómo da inicio la alfabetización emocional.

Daniel Goleman define la tríada de la conciencia como una combinación de enfoques entre “uno mismo, los demás y el mundo en general”. Lograr enfocar la atención en cada uno de estos elementos y balancearlos mientras estamos inmersos en el día a día es un verdadero reto y los resultados extremadamente satisfactorios. Poco o casi nada es lo que se nos enseña sobre tener conciencia de nuestras emociones, las de los demás y de nuestra interacción con el mundo entero.

Expandiendo nuestra conciencia sobre el mundo en general, nuestro impacto en él y la interrelación de los distintos sistemas que cohabitan (por ejemplo, en un determinado mercado, industria o país) es la forma en la que podemos aumentar la “visión estratégica”, un elemento fundamental del liderazgo. Asimismo, aumentando nuestra participación afectiva en una realidad ajena estamos desarrollando la empatía, otra cualidad de un liderazgo nato, por último y siendo el primero, debemos desarrollar la visión que nos permita observarnos a nosotros mismos para saber cómo reaccionar o cambiar el modo de reaccionar ante determinada situación.

En situaciones de crisis se requieren niveles de conciencia mucho mayores a los que estamos acostumbrados. Como seres humanos, todos reaccionamos de forma distinta ya sea ante la alegría o el peligro, asimismo, todos tenemos múltiples formas de abordar las distintas situaciones que se nos presentan. Una de las grandes oportunidades que nos esta dejando la crisis del COVID-19, es la de desarrollar nuestra autogestión.

Empezando por nosotros mismos, por nuestro ser, podremos dar los siguientes pasos hacia desarrollar aquello que el mundo está requiriendo de nuestra parte: todo nuestro potencial y talento al servicio de los demás para hacer frente a los grandes desafíos. El siguiente gran paso es identificar el poder de las relaciones y trabajar sobre lo que nos permita cultivar y atraer el tipo de relaciones que nos ayuden a ser mejores personas. Por último, el entendimiento profundo de nuestro actuar y su impacto en el mundo, es la llave para comprender las distintas interrelaciones que habitan a nuestro alrededor y cómo podemos engrandecerlas, conservarlas y dejar un legado.

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve ViendoMoneyball. Esta película fue un hallazgo muy especial por estos días. Al igual que muchos libros que estoy seguro siguen aguardando ser descubiertos, con esta película me pasó lo mismo. Destaco: el poder de una visión, el compromiso con un objetivo y la firmeza en las decisiones a pesar de tener a toda una industria en contra.
  • Qué estuve EscuchandoDe la brevedad de la vida (Séneca). Este canal de YouTube es maravilloso y tiene muy buenos audiolibros. En esta ocasión escuché este gran libro, destaco el capítulo VII sobre el arte de vivir, especialmente sobre el manejo del tiempo.
  • Qué estuve LeyendoEstados Unidos: La historia. Sigo con el mismo libro de la semana pasada y ha valido la pena tomarme el tiempo para profundizar más en cada nota histórica. Un objetivo de lectura que me sale de este libro es encontrar autores para cada país; la historia ha sido una de mis pasiones y se ha acrecentado mucho más con este tipo de lecturas.
  • Qué estuve AprendiendoHow do solar panels work: Sigo interesado en el tema de energía solar y cómo ha evolucionado esta industria a lo largo del tiempo. Este es un maravilloso Ted para continuar con el aprendizaje y los invito a verlo.

¿Cómo encontrar el Balance de Vida y Trabajo?

¿Qué está en tus manos hacer para encontrar ese Balance?

Photo by Alberto Bigoni on Unsplash

El balance es un tema que ha cautivado mucho mi atención, especialmente por el tipo de creencias que giran alrededor del mismo. En el post anterior escribí sobre Qué es el Balance de Vida y Trabajo y un poco sobre los beneficios, asimismo, la importancia que ambos caminen de la mano y se conviertan en un objetivo a alcanzar.

La pregunta, ¿cómo puedo encontrar el balance entre mi trabajo y mi vida? es un reto, porque al final ¿qué está en balance en este mundo?, para responder, planteo tres niveles de conciencia que podemos descubrir. La respuesta empieza a formularse a través de ser conscientes que la vida es un camino y un flujo constante de tiempo y sobre todo, finito. Por lo tanto, hay dos recursos poderosos a los que debemos sacarles el mayor provecho: El tiempo y la energía.

Enfocar el uso de nuestra energía una sola área (trabajo) creo que es una de las tantas creencias que limitan encontrar el Balance Vida y Trabajo “aprovechar la juventud porque tengo energía” “estoy en la edad productiva”, etc. Afortunadamente el cuido en áreas de nuestra vida como la salud, alimentación y el ejercicio aumentan significativamente nuestros niveles de bienestar y energía a lo largo de la vida.

El siguiente nivel de conciencia que debemos tener es que, siempre seremos productivos. Por lo tanto, también hay interés compuesto en el ejercicio físico que hagamos hoy, en el cuido a nuestra familia, los amigos, nuestra espiritualidad etc. La cuenta en cada una de esas áreas se engrosará a futuro, a partir de las acciones que nos propongamos hacer desde hoy.

El tercer nivel de conciencia es el que nos permite darnos cuenta de cuáles son las áreas a las que estamos dándole mayor enfoque en este momento. Soñar y aspirar algo es un regalo maravilloso que la vida nos dio, el enfoque en nuestro trabajo debe ser el adecuado; sobre todo, debe ser algo que nos inspire profundamente y nos apasione con locura porque aquí radica el encontrar formas creativas que nos permitan encontrar el tiempo necesario para las demás áreas de nuestra vida.

Finalmente dejo algunas preguntas para reflexionar sobre el Balance de Vida y Trabajo:

  • ¿Dónde está mi enfoque actualmente?
  • ¿Estoy yendo en detrimento de las demás áreas de mi vida?
  • ¿Para qué estoy haciendo lo que estoy haciendo?
  • ¿Soy feliz con lo que hago?
  • ¿Cuál es mi Plan para mejorar en el resto de áreas de mi vida?
  • ¿Qué hábitos quisiera incorporar a partir de hoy?
  • ¿Qué cuentas quiero engrosar a futuro?
  • En el Balance de Vida y Trabajo (utilizando la metáfora), ¿qué va primero?, el huevo y la gallina ó ambos pueden ir al mismo tiempo en mi vida.
  • ¿Qué está en tus manos hacer para encontrar el Balance de Vida y Trabajo?

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro