ElPropósito. Dos claves de éxito para tus objetivos

¿Vas a establecer objetivos en este fin de año? Lee esto antes

Photo by Estée Janssens on Unsplash

En muchas ocasiones me propuse metas que deseaba cumplir en determinado tiempo. Admito que en el establecimiento de objetivos he cometido errores y en la medida que pasa el tiempo he aprendido a identificar mis lecciones aprendidas; errores que van desde querer alcanzar 10 objetivos hasta proponerme objetivos que carecen de sentido y que en el fondo nunca tuvieron importancia para mí. Tomando en cuenta lo anterior, existen adicionalmente dos claves de éxito que garantizan el cumplimiento de un objetivo, te invito a seguir leyendo para descubrirlas.

El fin de un año es un momento donde normalmente se sueña/verbalizan/piensan esas ideas de temas que deseamos alcanzar en distintas áreas de nuestra vida (carrera profesional, salud, dinero, relaciones, etc). Está comprobado cómo influye el simple hecho de poner por escrito esos anhelos, asimismo, también existen múltiples técnicas para escribir dichos objetivos.

Sin embargo, la razón numero uno de por qué un objetivo no se alcanza o jamás se lleva a la práctica es que carece de sentido, puntualmente no tiene un significado o un “para qué”. Quien desea alcanzar algo (de manera individual o en equipo) debe estar claro de para qué es importante alcanzar dicho resultado, asimismo, la pregunta clave deberá ser siempre ¿cómo este objetivo está alineado a nuestro Propósito?.

Teniendo claras las técnicas que existen para establecer objetivos (qué, cuándo, etc.) y teniendo claridad en la alineación del objetivo o ese “para qué” (motivación), tendremos el 20% del camino ganado ó del plan. El siguiente 80% del plan es lo sustancial y fundamental: Saber qué es lo que está en nuestras manos hacer (responsabilidad) y qué pequeños pasos podemos dar (claridad) para alcanzar un objetivo; lo que está en nuestras manos hacer provee responsabilidad para lo que sí (y también para lo que no) podemos hacer.

Qué pequeños pasos puedo dar lleva implícito la claridad y los hitos fundamentales que habilitan o habilitarán la consecución de un objetivo. Asimismo, aunque el objetivo dependa de muchas personas para alcanzarse es importante que todos los miembros sepan estos dos elementos (qué está en sus manos y qué pequeños pasos se pueden dar) además de las técnicas para el correcto establecimiento de los objetivos y los motivadores para alcanzarlos.

He visto y comprobado cómo estos dos elementos que he descrito garantizan la consecución de objetivos. Hoy que tienes la gran oportunidad de empezar un nuevo año y una nueva década ¿cómo piensas redactar tus planes, objetivos y los de tus equipos? Feliz Año Nuevo, que 2020 sea el mejor año de tu vida y el inicio de muchos retos que puedas alcanzar.

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Cómo los equipos de gestión (management) pueden tener una buena pelea. Este año tuve la gran oportunidad de acompañar y seguir acompañando como Coach, a varios equipos de trabajo en empresas. En su tarea por alcanzar objetivos, he podido tomar nota de qué los caracteriza al momento de hacer una discusión sana y productiva. Este video contiene muy buenas tácticas que resumen gran parte de lo que hacen los buenos equipos (y que yo he podido comprobar de primera mano ) para llegar a resultados satisfactorios mientras recorren un camino a veces pedregoso otras veces muy tranquilo.
  • Qué estuve Escuchando: Reorganizando tu vida para leer 600 libros al año. Habiendo leído 52 libros este año con un objetivo muy claro me encuentro con este maravilloso podcast. No está en mis planes leer 600 libros en 2020, pero sí el mantener la barrera alta de leer al menos un libro a la semana el próximo año y ojalá, por el resto de mi vida. Este podcast encierra una buena cantidad de Tips para leer, leer y leer cada vez más. Como lo escribí en un post, la lectura es el hábito olvidado por el líder.
  • Qué estuve Leyendo: S=rQ. Éxito es igual al potencial de una idea por la capacidad de una persona para ejecutar dicha idea. Este artículo me interesó y me llamó la atención particularmente el planteamiento matemático del éxito (un concepto muy ampliamente e históricamente discutido hasta la saciedad) . Es de los que seguiré investigando más a fondo, vale la pena leerlo.
  • Qué estuve Aprendiendo: Cómo hacer Nacatamales. Quienes me conocen, saben mi afición a la cocina; en esta oportunidad incursioné en la comida nicaragüense, específicamente en los nacatamales; un platillo exquisito. Mientras escribo estas líneas cociné trece nacatamales con un único propósito: Satisfacer un gusto a mi amada esposa y a cualquier amigo/familiar que se de una vuelta por nuestra casa en estos días. La receta en Youtube contiene dos partes, Doña María Esther es una maestra de la cocina nicaragüense y he seguido al pie de la letra sus recetas.

Un Quick Win para este 2020: Escucha más, pregunta más.

ElPropósito. ¡Feliz Navidad!

Hoy escribo para dar las gracias y reflexionar sobre la vida

Photo by Michael Voroshnin on Unsplash

Decidí adelantar un par de días mis buenos deseos a ese maravilloso momento que representa la Navidad. Es un domingo donde quiero dar gracias a Dios por iluminar cada una de las palabras que escribo y también agradecer a mis lectores porque son ustedes a quienes me debo y la razón de seguir escribiendo. Gracias por sus comentarios, sugerencias y buenas energías, que Dios los bendiga, bendiga a sus familias y que esta sea la mejor Navidad de sus vidas.

Es posible que este vaya a ser un post muy personal así que agradezco la paciencia que me puedan tener. Hace un año junto a mi esposa, estábamos pasando el peor momento de nuestras vidas, la pérdida de nuestro segundo y amado hijo Juan Diego. Después de todo lo vivido en 365 días celebrar la Navidad y guardar intacto el recuerdo y la memoria de mi hijo es quizás el reto más grande al que me esté enfrentando.

Soy fiel a los momentos de reflexión y a los espacios de meditación que todos, de alguna manera, debemos cultivar periódicamente. Gran parte de lo que escribo se deriva de esos momentos y muchas veces todo empieza por hacerme preguntas. Por ejemplo: ¿Cómo celebrar a pesar del dolor?, el 100% de esta respuesta reside en la confianza que tengo de Dios, su Misericordia y la infinita bondad que me provee todos los días para vivir guiado por mi Propósito de Vida.

Dicho lo anterior, quiero invitar a mis queridos lectores a que esta Navidad sea un momento de reflexión para valorar lo realmente importante. Para guardar un pequeño espacio de meditación donde la pregunta sea ¿qué es lo verdaderamente importante para mí? y, ¿qué puedo hacer yo para construir y hacer mejor eso que es lo más importante para mí?. Dos preguntas que encierran la oportunidad de rehacernos de lo necesario y valioso, cargarnos de energía y enfocar los esfuerzos en aquello que nos hace mejores personas.

El año pasado en el mismo post de “¡Feliz Navidad!”, invitaba a que este día fuera de compartir, escuchar, estar presentes y agradecer; que en el día de la Navidad resumiéramos todas nuestras acciones en la palabra dar. Desprendernos completamente de recibir y simplemente hacer acciones que no tienen ningún precio para nosotros, pero sí mucho valor para los demás.

La vida no tiene resúmenes, ni fórmulas mágicas ni recetas de cómo se puede vivir mejor. La vida es un continuo descubrimiento de experiencias, emociones, reflexiones y aprendizajes en un camino donde por largo o corto que sea, siempre nos proveerá la oportunidad de brillar. Se nos llega un momento especial del año donde podemos brillar y brindar a los demás esa luz que llevamos en nuestros corazones y en nuestro ser.

Feliz Navidad, que Dios los bendiga y siempre mis mejores deseos,

Rodrigo Baccaro

La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Cómo educar para los retos del futuro. Una gran entrevista de la colección #aprendamosjuntos de BBVA. Alex Beard educador y escritor. Destaco: Lo único ilimitado que tenemos es nuestra inteligencia y su relación con los retos a futuro que ya nos estamos enfrentando: La automatización del trabajo, cambio climático y la globalización y cómo sacarle partido a nuestro potencial para hacerles frente.
  • Qué estuve Escuchando: 11 episodios sinfónicos. Un mega disco de Gustavo Cerati para escuchar a todo volumen. Buenas canciones tanto de Soda Stereo como de Cerati interpretadas con una orquesta sinfónica, recordando buenos momentos de cuando hice este regalo a un gran amigo, mi gran amigo.
  • Qué estuve Leyendo: America: An Illustrated History. Organizando mi biblioteca me encontré con una serie de revistas Time que compré hace mucho tiempo y una muy buena es la que tienen que ver con la historia reciente de Estados Unidos. Siempre he sido un entusiasta de la historia y la trayectoria de ese gran país es una que particularmente me llama la atención.
  • Qué estuve Aprendiendo: Sistema Dewey de Clasificación. Cómo organizar los libros de tu biblioteca? Este es un maravillo sistema inventado por Melvil Dewey que me ha hecho la vida más sencilla, se puede descargar en el AppStore la aplicación Decimator.

ElPropósito. Lo realista de un plan

¿Qué tan realista es tu plan para la siguiente década?…(continuación)

Photo by Alvaro Reyes on Unsplash

Habiendo escrito la semana pasada “Qué planes hay en tu siguiente década“, esta publicación forma parte de una serie de posts que espero provean herramientas para la fijación de objetivos y que estos al final se conviertan en realidad. La razón por la cual me decanto a escribir a finales de año sobre estos temas, radica en la baja tasa de cumplimiento de anhelos (jamás fueron objetivos) que muchas veces me propuse alcanzar y nunca logré; sin embargo, habiendo hecho los cambios necesarios te invito a seguir leyendo para que sepas qué he hecho para corregir ese obstáculo y cómo he hecho para alcanzar lo que me propongo.

Existen ciertos elementos fundamentales que son la base de cualquier plan, primordialmente creo que dichas bases se componen o dividen en dos grandes áreas: El plan cuenta con un Propósito y también se conoce cuál es la Capacidad para Ejecutarlo. Contar con el “para qué” dentro de un plan, significará tener en su centro la energía (o fuerza de voluntad) para todo tipo de circunstancias que se presenten. Asimismo, conocer el estado actual de nuestras capacidades va desde “tengo los recursos, qué necesito mejorar, etc).

El peor escenario es la frustración de no alcanzar lo esperado. Dicha situación puede preverse con anticipación y a la vez también pueden aumentarse las probabilidades de éxito si se hacen los cambios necesarios en los momentos oportunos. Esto implica cultivar el valor de la escucha, tener la humildad para aceptar la retroalimentación, y sobre todo, confiar en que cualquier cambio de rumbo oportuno también nos puede llevar al mismo destino.

Los planes dan inicio cuando nos proponemos algo nuevo, cuando confiamos que el futuro siempre nos depara lo mejor para nuestras vidas y, para hacerlos realidad, requiere una consciencia plena sobre nuestra propia responsabilidad para ejecutarlos. En la medida que se dependen de otras personas o redes para su ejecución, la complejidad aumenta y entran en juego otros elementos (como el que todos los miembros compartan la misma visión, los mismos valores, las mismas reglas) y deben ser tomados en cuenta si se quiere alcanzar el éxito.

Finalmente, lo inspirador de un plan proviene de la visualización de un futuro mejor y la capacidad de transmitir o transmitirnos ese mensaje de cara a lograr motivarnos o motivar a más personas para obtener la ayuda necesaria para lograr ese futuro. ¿Qué historia deseamos contarnos o contar?, ¿cómo la vamos a contar? ¿qué tan realista es esta historia que me estoy contando o estoy contando? son algunas preguntas para responder esta última parte inspiradora.

Algunas preguntas para reflexionar: ¿Dónde te visualizas en diez años? ¿Cuál será tu fuente de energía e inspiración para los momentos buenos y los momentos retadores? ¿Qué tan realista sientes hoy que es tu plan? ¿Estás en capacidad de ejecutarlo? ¿De qué personas dependes para lograrlo? ¿Qué tanto comparten tu misma visión esas personas? ¿Qué más necesitarías para ejecutarlo?

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: What makes a Leader?. Un video corto pero que explica muy a detalle los 5 componentes de la inteligencia emocional y su relación con el liderazgo. Es una buen recurso para complementar el libro The Emotionally Intelligent Leader, de Daniel Goleman (de los buenos que leí este 2019). Destaco del video: Inteligencia emocional ya no es un “Nice to have” sino un “Need to have” y en el video podrás ver por qué.
  • Qué estuve Escuchando: How to have a Whole New Life in 2020. Mientras esperamos un plan que nos indique hacia dónde ir, qué hacer y cómo hacerlo, perdemos de vista que somos nosotros los artífices del plan, discernir hacia dónde ir y sobre todo, ejecutarlo y qué esperar en la medida que lo vamos ejecutando. Gran Podcast que vale la pena escuchar, especialmente porque está relacionado con lo que escribí la semana pasada “¿Qué planes hay en tu siguiente década? y también el presente post.
  • Qué estuve Leyendo: What Leaders Really Do. Un artículo de 1990 del profesor John Kotter de Harvard, publicado nuevamente en 2001 y que sigue teniendo gran relevancia. Por mucho uno de los mejores artículos que he leído en 2019 y en mi vida. Destaco: “Motivation and inspiration energize people, not by pushing them in the right direction as control mechanisms do but by satisfying basic human needs for achievement, a sense of belonging, recognition, self-esteem, a feeling of control over one’s life, and the ability to live up to one’s ideals. Such feelings touch us deeply and elicit a powerful response.”
  • Qué estuve Aprendiendo: The Fourth Industrial Revolution. Interesante cómo todas las tecnologías emergentes (Edición Genética, Inteligencia Artificial, Neurociencias, entre otros) afectarán de manera significativa nuestras siguientes décadas. Destaco: “(La cuarta revolución industrial) es una visión para desarrollar, difundir y gobernar tecnologías en formas que fomenten una base más empoderadora, colaborativa y sostenible para el desarrollo social y económico, construida alrededor de valores compartidos del bien común, la dignidad humana y la administración intergeneracional”.