Brillando en la oscuridad – ElPropósito

Los elementos que nos distinguen aún en las mayores incertidumbres

Photo by Vincentiu Solomon on Unsplash

Algunas organizaciones y personas deciden guiar sus pasos de una forma que aparenta ser extraordinaria y difícil de copiar; sus resultados son excepcionales y la vida siempre los premia con los mejores resultados. En tiempos tan complejos como los que estamos viviendo, qué hace que podamos brillar y obtener el máximo desempeño en todo lo que hacemos?; la respuesta no es tan fácil de obtener, mucho menos de vivir, requiere un nivel especial de compromiso.

En alguna medida y a lo largo de la vida, aprendemos de nuestras propias lecciones a conocer cuáles son aquellas estrategias o principios que generalmente cuando los aplicamos, nos dan resultados positivos. Contar con un set de estrategias también nos da la pauta para conocer aquello que está en nuestras manos hacer (y también lo que no) es un recurso que cada vez que lo aplicamos nos provee los mejores resultados

Un siguiente nivel para brillar son los valores. Me gusta la definición que hace Mario Alonso Puig “los valores cada vez que los vivimos nos perfeccionan como seres humanos”. Los valores en una organización representan la cultura (tanto la deseada como la que se vive) asimismo, marcan los puentes entre una decisión y otra y la concatenación de las mismas, es decir, cada vez que nos guiamos a través de ellos, la probabilidad de éxito aumenta.

El otro nivel y es por el cual generalmente escribo los domingos es, El Propósito. Lo deseemos o no, cualquier equipo, organización o persona llevamos en nuestra esencia el propósito para el cual estamos en este mundo. Conocer nuestro propósito es casi una obligación y la gran oportunidad para marcar el rumbo por el cual debería guiarse la vida.

Estrategias, Valores y Propósito son tres formas de guiar la vida para brillar. Aún en los momentos de mayor oscuridad e incertidumbre, cualquier desafío se convierte en las baterías para iluminar el camino cuando las decisiones se basan en lo más fundamental y esencial que llevamos en nuestro ser. Estamos llamados a brillar y a dar lo mejor de nuestra esencia, para ello debemos conocer y ser conscientes de lo que nos define y lo que somos.

Fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: SmartBox. Gran proyecto de mi amigo Francisco (Chico) Corzo; un proyecto innovador que llegó para quedarse; la esencia del mismo, contiene todos los elementos del “nuevo normal” y el “happy médium” para todas aquellas empresas que se han visto en la incertidumbre del modelo híbrido entre trabajo desde casa (Work From Home) vs Oficina; no es uno u otro sino una mezcla de ambos y Chico (como de cariño lo trato) descubrió una fórmula muy especial para este tema. Felicidades Chico y enhorabuena por este maravilloso proyecto.
  • Qué estuve Escuchando: The magic of making sound. Siempre me ha llamado la atención muchos de los sonidos en películas, caricaturas y series, este es un gran reportaje sobre cómo muchos de estos sonidos son creados y recreados para darle vida a personajes y distintos elementos que de alguna manera nos conectan y nos hacen volar la imaginación.
  • Qué estuve Leyendo: Beyond Order. He regresado al mismo, este es un libro al cual le estoy dedicando mucho esfuerzo y concentración. Lo recomiendo ampliamente y estoy seguro que quien lo compre lo va a disfrutar.
  • Qué estuve Aprendiendo: Siete estilos educativos. Un video/audio (porque también está en podcast) que vale la pena prestar atención. Todos aprendemos de una manera distinta, saber descubrir cuál es el nuestro y cuál es el de aquellos que nos rodean o a quienes nos topamos en la vida también es vital, especialmente para cultivar las relaciones.

Cualidades que nos distinguen – ElPropósito

¿Están de moda los valores?

Photo by Dan Meyers on Unsplash

Creamos o no en los valores, éstos existen, están ahí y se viven de alguna manera. Todos llevamos un set de valores que cuando vivimos en armonía y sintonía a ellos nos perfeccionan como personas, como equipos o como organización. En lo personal u organizacional se viven valores de distintas maneras y a distintas escalas asimismo, existe una intersección muy poderosa entre los valores personales, los de las demás personas y los valores de aquel lugar donde nos desenvolvemos por ejemplo, profesionalmente.

En una organización o empresa los valores representan la cultura (ya sea la deseada o bien la que actualmente se vive). Qué pasa cuando todos tomamos decisiones en apego a aquello que nos perfecciona como seres humanos?: La respuesta no es tan fácil como aparenta ser. En muchas ocasiones vivir en apego a nuestros valores significa un nivel de compromiso muy profundo a nivel personal y también como habitante de este planeta.

Asimismo, una organización que decide alinear sus valores al de todos sus colaboradores y viceversa, también pueden llegar a un punto de inflexión en donde no todos decidan seguir subidos en le mismo barco. A un nivel empresarial por ejemplo, se vuelve imperativo encontrar las formas en las que todos los colaboradores de alguna manera conozcan o sean conscientes de cómo sus valores se alinean o están en sintonía a los valores de la compañía.

Aquellas transformaciones que soñamos o anhelamos alcanzar se dan de una manera más práctica y con mayores posibilidades de éxito cuando los valores guían las decisiones y el día a día. Difícilmente un cambio significativo tiene poco o nada que ver con el tema de valores, por el contrario, cuando verdaderamente se viven y se practican constantemente, cualquier objetivo es alcanzable (adicional a la dosis de esfuerzo, dedicación, disciplina y constancia que todo buen objetivo requiere).

Los valores no son una moda, son una realidad que debemos vivir, conocer y ser conscientes de su gran utilidad. De la misma manera que también hay que ser conscientes de los anti-valores que también existen y no nos perfeccionan sino que nos conducen ya sea en el camino opuesto o al camino “aparentemente más rápido”, por lo tanto es un mito la pérdida de valores. Lo que es una realidad es que siempre estarán prestos y dispuestos a ayudarnos a tomar las mejores decisiones a ayudarnos a ser nuestra mejor versión y en últimas, a vivir una vida en apego a un propósito que contiene aquello que nos perfecciona cada vez que lo vivimos.

Fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Norseman Xtreme Triathlon. Es posible que vuelva a hacer uno o dos Ironman más en mi vida, o quien sabes si más de dos; lo cierto es que esta carrera (la del video que estoy compartiendo) ha llamado mi atención desde hacer varios años y de lograrlo sería un sueño hecho realidad. Me recuerda cuando estaba en la secundaria y Discovery Channel promocionaba el Eco Challenge el cual siempre quise hacer.
  • Qué estuve Escuchando: Icarus. Gran película (disponible en Netflix). En marzo 2020 y en medio de los primeros encierros a raíz de Covid-19, literalmente me volví a enamorar de mi bicicleta (aclaro que después del Ironman que hice en memoria de mi hijo Juan Diego, quedé peleado con la bici). Si bien soy un apasionado por la natación y también que aprendí a correr, poder encontrar en la bicicleta una serie de retos a los cuales nunca me había enfrentado ha significado una pasión que cada vez más crece. Esta película tiene que ver con bicicletas y lo que el ser humano puede llegar a hacer con dicha máquina (en lo bueno y en lo malo también).
  • Qué estuve Leyendo: Beyond Order: 12 more rules for life. Como lo mencionaba en el post pasado, es un libro que probablemente me llevará un buen par de meses terminarlo. Es una gran obra que estoy disfrutando; al igual que el libro Principles de Ray Dalio, esta es una obra maestra sobre principios, valores, estrategias o bien, reglas para vivir y vivir bien.
  • Qué estuve Aprendiendo: Disciplina positiva. Qué gran herramienta; impresionante esta entrevista sobre este poderoso recurso para la educación. Cómo hacer las cosas bien y saber que las estamos haciendo bien? especialmente con los hijos o con los demás.

Competir, ¿contra quién? – ElPropósito

La ventaja siempre es nuestra y el resultado suma y multiplica

Photo by paolo candelo on Unsplash

Todas las oportunidades que la vida nos da son momentos para poner a prueba nuestras capacidades, talentos, nuestro potencial. Pensar que la vida es una competencia es una de las primeras barreras auto-impuestas y el principal motor para correr una carrera del hacer y el tener que nunca tiene meta y desafortunadamente el combustible es limitado: la vida misma. Asimismo, resulta en una de las grandes creencias limitantes que tanto personas como organizaciones viven día a día.

Competir entonces contra quién. El mismo mundo en el que vivimos no compite contra nadie en el vasto universo más que consigo mismo. Por lo tanto, es muy fácil entrar en una espiral negativa de una carrera que conduce hacia un vacío, hacia un punto donde al final, terminamos analizando que nunca competimos contra nadie más que contra nosotros mismos. La carrera con sentido es aquella que se emprende desde el propósito, desde los valores y desde las convicciones.

Nunca se está tan cerca de ser el mejor cuando se cumplen dos principios: 1) cuando se está claro que el juego en el que estamos no suma 0, sino que suma y/ó multiplica la victoria alcanzada y 2) cuando se sabe que el mejor competidor siempre es uno mismo. Quizás la segunda parte tenga el matiz de juzgar nuestro actuar comparado en qué tan buenos fuimos ayer respecto a lo que deseamos ser hoy.

La competencia que se emprende desde el propósito y los valores aclara perfectamente bien que los resultados de las metas y objetivos son responsabilidad de uno mismo, o del equipo en estamos y que al final se comporta como un ente o de la organización a la que pertenecemos que siempre funciona como un todo. Los resultados y las ganancias del esfuerzo que surgen del propósito y los valores suman y multiplican en el mundo; lo que se logra haciendo por hacer o queriendo tener por tener es a lo que estamos acostumbrados a ver, (el juego que suma 0, lo que se gana es porque alguien más tuvo que perder).

Finalmente una persona o una organización que desde su propósito y desde sus valores todos los día se propone mejorar y hacer mejor las cosas que ayer, siempre estará en la ruta de dejar un mundo mejor de sumar y de multiplicar de correr la competencia contra sí mismo. La verdadera competencia nunca se da porque, parafraseando a Facundo Cabral “el mejor nunca gana, porque el mejor nunca compite”.

Fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Si volviera a nacer, volvería a ser profesor. Doy clases, me gusta dar clases y me gusta ver las caras de mis alumnos cuando siento que están enganchados. Cuando entro al salón, incluyendo ahora que estamos en modo virtual, sigo sintiendo esa sensación de flujo donde el tiempo fluye, las ideas se me vienen a la mente constantemente, no me cuesta y sobre todo, se apaga mi ego. Este es un video que me permite saber qué es enseñar? cuáles son las bases para enseñar?.
  • Qué estuve Escuchando: A mi yo adolescente: Empatía. Mucho se habla de la empatía este es un gran podcast para aprender y ponerla en práctica; me gustó mucho, especialmente por la audiencia a la que va dirigida la charla, el nivel de preguntas que llevan a un razonamiento muy profundo y provoca emociones fundamentales. Vale la pena
  • Qué estuve Leyendo: Mis huellas: Memoria de un banquero. Un libro que ansiaba leer. En enero 2020 tuve la oportunidad de conocer en persona a don Diego Pulido; dictó una charla magistral sobre sus proyecciones del año y lo que ya vaticinaba hasta cierto punto de la pandemia, entre otros temas. Cuando tocó la ronda de preguntas y respuestas no dudé en levantar la mano y realmente lo primero que hice fue darle las gracias porque sin el préstamo al que pude acceder en el banco que él dirigió por décadas, no hubiera podido estudiar mi MBA en INCAE. Leyendo su libro y sus memorias puedo comprender muchos detalles que hay detrás de la confianza que un líder puede transmitir en una organización cuando tiene claro su propósito de vida y guía sus decisiones a través de sus valores.
  • Qué estuve Aprendiendo: Awakening Your Body’s Energies. George Leonard es un gran descubrimiento para mí y este video me sorprendió. Destaco los ejercicios, pero especialmente uno que tiene que ver con las emociones, 9 minutos de mucho aprendizaje. El libro “Mastery” ya viene en camino 🙂