ElPropósito. Dos hábitos antes de cualquier objetivo

Cómo el descanso y la meditación son habilitadores del logro de objetivos

Photo by Noah Grezlak on Unsplash

Cuando se acerca el fin de un año, me gusta hacer el ejercicio de revisar el logro de los objetivos que me fijé a inicios del mismo. Veo mis avances y saco conclusiones, especialmente utilizo algunas herramientas del Coaching, por ejemplo, cuáles fueron esos factores o estrategias de éxito que me ayudaron a alcanzar determinado objetivo y que quisiera replicar a futuro. Asimismo, dentro de ese ejercicio hay una preparación previa que quizás juega el rol más importante del proceso, te invito a seguir leyendo para descubrir en qué consiste.

Un análisis de la situación de cada objetivo debe ser realista, sincero, oportuno y orientado al cambio. Para ello es necesaria una auto-reflexión que permita explorar el impacto de logro de los resultados con el bienestar; una reflexión profunda que va de la mano de la meditación profunda.

El descanso y la meditación son dos hábitos fundamentales tanto para el establecimiento de objetivos como para el logro y análisis de los mismos. Son dos fuentes inagotables de ideas y creatividad, que, en un mundo hiperconectado, conseguir espacios que permitan cultivarlos se convierte en un gran reto.

La oportunidad de dedicar tiempo suficiente al descanso, no solo al descanso diario de al menos ocho horas, sino encontrar un tiempo fuera de lo cotidiano es la clave para cambiar la perspectiva actual de cualquier situación. Asimismo, si dentro de ese espacio de tiempo se logra una meditación profunda, se habrá creado la oportunidad para reflexionar con mayor profundidad sobre las metas, objetivos o propósitos del año.

El poder de la meditación es enfocar los pensamientos en el aquí y ahora y el poder del descanso es tener una mente fresca y abierta. Asimismo, la inspiración viene del futuro que imaginamos, la garra y las ganas de querer alcanzar algo se fundamentan en los cambios que queremos ver realizados y el sentido que ese cambio significa en nuestras vidas. El reto es ser conscientes que a lo largo de cualquier camino el descanso y la meditación son los espacios necesarios para la reflexión profunda.

Finalmente, cualquier logro o resultado del año debe ir acompañado de un espíritu de gratitud profunda. Aun en las peores dificultades siempre existe la oportunidad de meditar sobre todo lo que ha sucedido durante este gran espacio de tiempo y agradecer. En cualquier circunstancia y resultado siempre habrán aprendizajes, nuevas estrategias y la oportunidad de reflexionar hacia el futuro que tanto anhelamos.

Un fuerte abrazo y siempre mis mejores deseos,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Ray Dalio y Narendra Modi (Primer Ministro de India), conversando sobre meditación, el mundo e India. Este es un video que vale la pena ver y volver a ver. Dos grandes personajes a quien admiro (a Ray Dalio lo leí) y al Primer Ministro de India lo estoy siguiendo cada vez más después de este gran video, especialmente por la relación entre meditación y los grandes resultados que su país ha alcanzado.
  • Qué estuve Escuchando: Leaving Comfort Zones. Del Podcast “Dear HBR”. Mucho se habla de salir de la zona de confort, este es un gran episodio para entender cómo y para qué salir de la Zona de confort, de los mejores que he escuchado.
  • Qué estuve Leyendo: The Leader you want to be. La autora es Coach y este es un libro que vale la pena leer, especialmente el capítulo que trata sobre el Propósito de Vida, un tema que me apasiona y la razón por la cual me gusta ser Coach y brindar conferencias sobre el mismo.
  • Qué estuve Aprendiendo: How platform Businesses are Transforming Strategy. Habiendo leído Matchmakers el tema de cómo las plataformas funcionan y monetizan es algo que sigo aprendiendo.

¿Cómo manejar la incertidumbre y lograr la independencia?

En un mundo que premia la velocidad (con muchos efectos), ¿cómo hacer un alto?

Photo by Victor Freitas from Pexels

Durante mucho tiempo la incertidumbre fue un motivo de preocupación, estrés y ansiedad para mí. Ese constante sentimiento de no saber qué va a pasar o no saber qué destino me deparaba la vida, era una fuente constante de impaciencia, falta de ánimo e infelicidad. Todo esto tuvo un cambio y hoy disfruto la vida con tranquilidad.

Habiendo transcurrido ya el primer mes del año (en un abrir y cerrar de ojos) es importante ser conscientes de varias preguntas que quiero compartir e invitarte a reflexionar: ¿Soy el piloto, copiloto o pasajero de mi vida? ¿Cuál es el legado que deseo dejar? ¿Cuáles son mis metas para 2019? ¿Qué sería lo mejor que me pudiera pasar este año? ¿Qué está en mis manos hacer? ¿Cómo y por dónde empiezo?

Algunas herramientas que me han ayudado a manejar la incertidumbre y lograr la independencia son:

  • Tranquilizar la mente: Vivimos en un mundo donde la velocidad es sinónimo de éxito, no podemos parar, está casi que prohibido. El círculo vicioso entre falta de sueño, mala alimentación, no ir al médico, no hacer ejercicio, tener sobre peso, es el efecto de una mente que no está tranquila. Por lo tanto, cómo y qué hacer?: Mi estrategia es Rezar, Ejercitarme, Meditar y Organizar mi día, lo describí más detalle en el post “Cómo ganarle al día con un REMO” con los resultados que obtengo y te invito a leer.
  • Brújula: Es bien sabido las formas de navegación que se han utilizado siempre y han servido de herramientas para conquistar (las estrellas, sol, marea, luna, viento, brújula, GPS, etc.). Algunas preguntas para encender nuestra brújula son: ¿Qué es lo que guía mi vida? ¿Cuál es esa frase que me define y me dice quién soy y hacia dónde voy?. Esta es quizás la herramienta que cualquier ser humano debe ser capaz de responder y tener. Sabiendo entonces que vamos del punto A al punto B nos hará ser conscientes de los obstáculos que hay que sortear.
  • Percepción de la realidad: Cuanto mas conscientes seamos de nuestra realidad, más orientados y más seguros estaremos para afrontar nuestro destino, cuanto más firme sea nuestra posición en el mundo, más consistente será nuestro actuar.
  • Adueñarse del camino: En cualquier momento y a cualquier hora podemos poner un alto en lo que estamos haciendo (en aquello que no nos satisface plenamente) y decidir un cambio. Tenemos por naturaleza todas las capacidades de soñar, planificar, innovar y construir nuestro propio destino. Esta es quizás la mayor fuente de tranquilidad potencial con que contamos.

¿Cuál es tu fuente de certidumbre? ¿Cómo estás abordando tu año?. Gracias por compartirme siempre tus opiniones y mensajes, me llenan y ayudan.

Fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. El libro que estaré leyendo esta semana y te invito a que leas es “21 lecciones para el Siglo XXI

No hay otra manera de progresar que tropezándose, cayéndose y levantándose, una y otra vez.

Mario Vargas Llosa. El llamado de la Tribu

Cómo ganarle al día con un REMO

Me gusta empezar el día sintiendo que lo voy a terminar satisfecho y que todo lo que hice tuvo un propósito. Para ello aplico cuatro hábitos que me hacen sentir cargado de energía, en paz y enfocado.

REMO es un acrónimo que surgió de hábitos que constantemente he venido practicando y perfeccionando durante varios años.

El orden en el que los aplico desde que me levanto hasta que empiezo a trabajar todos los días es: R: Rezar E: Ejercicitarme M: Meditar y O: Organizarme

Rezar: Soy católico y practico mi religión. Rezo el rosario en las mañanas (la oración favorita de Juan Pablo II). Para rezarlo utilizo la aplicación Rosary Pro. Independientemente la religión que uno profese, considero que empezar el día agradeciendo al Sumo Creador por todas las bendiciones, es dar el primer gran paso de todos.

Ejercitarme: Hábito del cual hay infinidad de estudios sobre los beneficios que trae. Aquí lo que recalco es hacer un deporte que mientras se practica permita: Disfrutar, desconectarse y a la vez llevar una vida equilibrada. Particularmente me gusta nadar, correr (ahora, antes no) y hacer bicicleta.

Meditar: La primera vez que escuché y practiqué meditación fue en la Universidad (2004), mi profesor de literatura enseñaba a practicar meditación/relajación unos 10 minutos previo a iniciar sus clases haciendo énfasis en los beneficios que trae a la mente dicha práctica.

Años después, suscrito a Harvard Business Review encontré una infinidad de artículos relacionados, pero hubo uno que me llamó poderosamente la atención y a partir de ese momento dio inicio mi práctica diaria y matutina de por lo menos 10-20 minutos de meditación:  Eight weeks to a better brain (2011). Para meditar he utilizado distintas apps, hoy (gracias a una excelente recomendación) utilizo Insight Timer. Particularmente los beneficios que me da son: Paz, limpiar mi mente para pensar con claridad, reducir/eliminar ansiedad, entre muchos otros.

Organizarme: La forma como organizo mi día tiene que ver con llevar un diario (Journaling). Para hacer esto encontré dos guías básicas:

Llevar un diario me ha permitido mantener la conexión entre mis objetivos anuales y los pequeños pasos que debo dar todos los días. Aquí es donde se conjugan mis anhelos con mi propósito.

Finalmente, lo más especial de practicar mi REMO es la sensación de navegar todos los días con un rumbo, un propósito, con toda la energía, mucha paz y serenidad y sobre todo, felicidad de alcanzar lo que deseo.

Hay algo que practiques todos los días y sea un hábito para ti? Gracias por compartírmelo.

Fuerte abrazo,

Rodrigo Baccaro