Elpropósito. Cómo ir siempre ¡All in!

10 caminos para tener la determinación de ir siempre “¡Con Todo!”

Photo by Robert Baker on Unsplash

El último trimestre del año representa la recta final de muchos objetivos, metas, sueños y anhelos. Hay grandes elementos que permiten predecir (con buena exactitud) el éxito ó el fracaso de un objetivo y uno de ellos es la determinación y el enfoque inicial cuando se desea algo, en resumen: Poder sentir en un instante determinado, la sensación de que eso que anhelamos lo vamos a alcanzar y que podemos irnos entonces “¡all in!”.

La frase (“all in”) la aprendí de mis colegas en el MBA, no sólo por verlos jugar póker sino por la determinación que tenían sobre algún objetivo en algún momento específico y la seguridad de alcanzar lo que en su mente ya era un logro, inclusive sin antes haberlo alcanzando. Esa frase se sistematizó entre todos y fue y ha sido una constante hasta el día de hoy para empezar cualquier camino siempre, CON TODO. Este es probablemente otro de mis raros y pocos posts largos, pero lo amerita y espero/deseo que sirva de mucha ayuda para que puedas ir siempre “All in”.

Siempre he creído que la actitud en el inicio de cualquier sueño, idea u objetivo, es el ingrediente clave que establece las bases sobre las que voy a navegar. Es decir, desde un inicio me permite saber si voy a caminar sobre arenas movedizas (que yo mismo me habré fabricado por mis inseguridades iniciales) o sobre algo sólido (aunque eso sólido sean las montañas más gélidas, los desiertos más calurosos o los océanos más peligrosos).

Cuando al inicio existe la determinación hacia alcanzar un objetivo, considero que hay diez elementos importantes a considerar y que son la receta para ir ¡CON TODO!:

  • El para qué: Esto se siente en el corazón, el alma, el estómago y la mente. Empezar algo sabiendo el sentido que le da a nuestra vida es un primer gran paso de cualquier aventura o empresa. El éxito de un resultado se encuentra al inicio, en la formulación del objetivo cuando eso que anhelamos le da sentido a nuestra vida y es la chispa inicial que permite saber “esto es lo que tanto he querido o hemos querido lograr”.
  • Abrazar la incertidumbre: Una constante de la humanidad ha sido el no saber predecir el futuro, por lo tanto, ante esta evidencia lo que resta es hacer lo que está en nuestras manos y creo que esto se divide en dos grandes temas: Ser conscientes de la incertidumbre y probar. El miedo se pierde cuando se abraza lo incierto y se da el primer paso.
  • Imaginar el futuro: No podemos predecir el futuro, sin embargo, si podemos imaginar el futuro y es una de nuestras grandes y maravillosas capacidades que la vida nos dio. Moverse en cualquier inicio guiados por ese sueño futuro siendo alcanzado, es una fuente inagotable de creatividad y energía.
  • Confianza: Una pequeña palabra que engloba un gran valor. La confianza se gana o se pierde, no solo hacia uno mismo sino tambien hacia los demás. Sin embargo, en este caso, pienso en la auto-confianza, ese poder que emerge desde nuestro ser en todo momento y que para mantenerla viva se requiere creer en nosotros mismos y en nuestras increíbles y grandes capacidades de alcanzar todo lo que nos proponemos. Aumentar la confianza está directamente relacionado con la paz mental, es decir, en poder apagar pensamientos pasados y futuros que roban energía y poder enfocar los esfuerzos en lo que aquí y ahora podemos hacer.
  • Preparación y trabajo duro: “Do your Work” nadie lo va a hacer por ti y ante la duda, siempre somos nosotros los responsables de nuestro propio futuro. El trabajo duro está en peligro de extinción, especialmente en un mundo donde todo está al alcance de todos y creemos que la tecnología vino para facilitarlos la vida (nada más lejos de la verdad).
  • Un paso cada día: “Un camino de mil pasos comienza con un primer paso” Lao Tse. Cualquier paso es mejor que ningún paso y es normal que en algún momento no sepamos para dónde caminar y para ello hago énfasis también en una frase de Picasso “La acción es la clave de cualquier éxito”. Sin importar qué o hacia dónde, hay que dar un paso siempre, con toda seguridad detrás de ese paso vendrá una inspiración más y otra más.
  • El día tiene 24 horas: En mi post anterior escribí que el tiempo es un recurso escaso, quizás el más escaso de todos. Los objetivos no permiten la acumulación de pasos del punto anterior, el paso que se debe dar en un momento específico tiene fecha límite siempre y el día tiene el tiempo justo para darlo, tampoco tiene árbitros que nos avisen de la falta ni mucho menos alguien que haga las cosas por nosotros.
  • Saber que todo es temporal y todo pasa: En este punto me gusta mucho la frase “Pain is temporary Pride is Forever”. Cualquier esfuerzo, tiempo invertido, horas de investigación, estudio, etc que nos permitan alcanzar nuestros sueños, será siempre temporal y cuando menos sintamos habrá pasado. Más allá del éxito o el fracaso, quedará un cúmulo de lecciones, alegrías, orgullo y satisfacción.
  • Equipo de soporte y apoyo: Detrás de un teatro siempre hay un gran equipo que brinda toda la ayuda necesaria para que los actores brillen y den su mejor función. En nuestro propio teatro, todo el equipo debe estar abordo y compartir el mismo anhelo y llegará el punto donde nos corresponderá ayudar a que los demás brillen también.
  • Aprendizajes: Siempre he creído que no hay un único pico o una única montaña que vayamos a escalar y luego nos detengamos para siempre. El ser humano por naturaleza está siempre retado a querer más y más (sobre esto escribiré en otro post); en ese anhelo de seguir escalando, tiene que haber un momento para reflexionar sobre las propias estrategias que nos han permitido llegar a donde estamos. La mejor ayuda que podemos darle a la humanidad es el tomar apuntes de esas reflexiones y decidir compartir nuestros conocimientos con los demás (aun sabiendo que todas las montañas son distintas para todos los seres humanos).

Cuando te vas a embarcar a algo, ¿cómo sabes que vas ¡ALL IN!?

Un abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA(E) de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Las habilidades humanas necesarias en un mundo impredecible. Un TEDTalk para comprender cómo en un mundo que cada vez se inunda más de tecnología podemos encontrar los caminos para seguir brillando y explotando todo nuestro potencial.
  • Qué estuve Escuchando: Intento que cada día sea una pequeña vida en 24 horas. Este video de YouTube lo vi una vez y lo escuché dos veces esta semana, un gran escritor español a quien desconocía por completo pero ahora quiero conocerlo en persona. Gran charla la que brinda sobre su vida, sus éxitos y sus retos y cómo la lectura y el arte se mezclaron para llevarlo a lo que hoy es.
  • Qué estuve Leyendo: 3 Reasons It’s So hard to Follow your Passion. Escribo mucho sobre las pasiones, los sueños, anhelos y objetivos que todos en algún momento debiéramos perseguir, sin embargo hay ciertas limitantes y este artículo de HBR permite comprenderlas.
  • Qué estuve Aprendiendo: Blockchain. Un libro de Harvard Business Review sobre esta tecnología que me parece sorprendente, apenas está en sus inicios y sin lugar a dudas en un futuro muy próximo veremos invadir (como el internet) todos los rincones del planeta.
  • Qué estuve Explorando: The Atlas of Economic Complexity. Esta es una herramienta poderosa. Si quieres saber cómo está compuesta la economía de tu país o de otros países, las oportunidades de crecimiento, qué se exporta/importa etc, te invito a navegar en este Atlas de Visualización de Data elaborado por Harvard.

El ser humano del siglo XXI que aun vive en la jungla

¿Salir de ella, aprender a vivir o qué hay más allá de la jungla?

Photo by Fancycrave.com from Pexels

El mundo en el que vivimos y sus oportunidades son dos recursos infinitamente grandes y están siempre a nuestro favor. El tipo de energía que utilizamos mientras transitamos la vida, marca la diferencia entre sacar ventaja o simplemente desaprovecharlos.

Leyendo Principles de Ray Dalio hubo una frase que me marcó: “Imagina que para tener una gran vida tienes que atravesar una jungla peligrosa. Puedes estar seguro donde estés y tener una vida normal, o puedes arriesgarte a cruzar la jungla para tener una vida maravillosa. ¿Cómo abordarías esa elección?”.

Pude darme cuenta que la vida que atravesamos a pesar de la tecnología, las grandes ciudades, medios de transporte, etc. sigue siendo como vivir en la jungla. Nos toca aprender a vivir y sortear todo tipo de obstáculos: La incertidumbre y la complejidad de los mercados globales, la política interna y externa de nuestros países, la inestabilidad laboral, etc. Al igual que en la jungla, con todo tipo de recursos pero a la vez todo tipo de peligros. ¿Oportunidades u Obstáculos?

Algunos recursos que a lo largo de mi vida he incorporado, puesto en práctica y que ahora soy consciente que son mi principal fuente de energía son:

  • Brújula/Norte: Por muy densa que sea selva y la vegetación, por muy poco que salga el sol y no haya hacia donde divisar, siempre hay un Norte en esta tierra y la brújula o el GPS que marca nuestro rumbo lo llevamos dentro.
  • Aspiraciones/Objetivos: ¿Queremos salir de la jungla? ¿Aprender a vivir en ella? ¿Conocer qué hay más allá de la jungla?. Probablemente haya más junglas y más obstáculos (u oportunidades). Quedarse estancado creo que no es una opción y no está en la naturaleza del ser humano.
  • Pasión/Perseverancia: Una vez hecha nuestra elección de explorar la jungla, la pasión y la perseverancia son los dos recursos que más allá de nuestro talento, son la fuente inagotable de energía y positivismo que podemos tener. Recomiendo el libro GRIT de Angela Duckworth… al final del día, la perseverancia es una de las tantas claves.
  • Calidad de Relaciones: Esto incluye a mi familia y amigos. Mis grandes ideas, planes y elecciones he tratado de compartirlas con ellos, teniendo la humildad para saber aceptar sus observaciones y recomendaciones manteniendo la perspectiva del dicho que “el feedback es un regalo”. Es cruzar la jungla la empresa en la que estoy, la probabilidad de que alguno de mis amigos o familiares ya haya estado en una situación parecida es del 99% y es la misma probabilidad la de recibir el mejor consejo y de manera gratuita que permitan afinar aun mas mi rumbo.

¿Cómo es tu jungla? ¿Cuántas has llegado a explorar? ¿Sientes que vives en una? ¿Qué estrategias has aprendido para aprovechar las oportunidades que te ha presentado a lo largo de tu vida? ¿En qué has convertido tus junglas?

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D.: El libro que estaré leyendo esta semana y te invito a que me acompañes es: La auténtica felicidad de Martin SeligmanL

Nuestro potencial es una cosa. Lo que hacemos con ello es otra muy distinta.

Angela Duckworth. Libro GRIT

¿Cómo estar preparados para una crisis?

¿Cuál es tu estrategia si todo cambia de un día para otro?

Photo by Johannes Plenio from Pexels

Vivir recientemente un episodio extremadamente trágico me ha llevado a reflexionar sobre las distintas formas en las que los seres humanos abordamos y salimos de las crisis. Considero que nunca se está preparado al 100% para una crisis, no obstante, siempre habrá una forma para salir de ella.

La palabra crisis probablemente abrume, sin embargo, creo que es la oportunidad para salir más fuertes y con visiones distintas que nos perfeccionan y nos lleven a ser nuestra mejor versión. Cuando hablamos de crisis, ¿en qué pensamos?: ¿En una crisis financiera? ¿Quedarse sin trabajo?. Sea cual sea la dificultad, considero que la mayor preocupación es el miedo al fracaso y no contar con herramientas para prevenirlas y/o salir de ella.

Todos tenemos la capacidad y las respuestas para salir adelante en nuestras vidas independientemente de las adversidades y las circunstancias, está en nuestra naturaleza y en nuestro ADN.

¿Cuáles son los elementos comunes que tienen todas las crisis?. Comparto algunas reflexiones que he vivido y he descubierto:

  • Lecciones aprendidas: Aprender del pasado. Contamos con un cúmulo de estrategias personales que nos han servido una y otra vez, están ahí a nuestro servicio, la clave es saber identificarlas, saber cómo preguntarle a nuestro pasado y reflexionar sobre esos momentos difíciles que ya vivimos y cómo fue que salimos de ahí.
  • Crear nuestro futuro: Esto significa constantemente soñar eso que tanto anhelamos, pero no dejarlo solo en ideas, hay que traducirlo a un plan, objetivos y tareas y todos los días dar pasos que nos lleven a materializarlo. La belleza de imaginar nuestro futuro es que abre caminos en nuestra mente que quizás hoy están nublados por diversos motivos; atreverse a soñar y cada día luchar por esos anhelos, crea un ciclo de sensaciones de bienestar y de logro que después se convertirá en un hábito.
  • Tener un Plan (o planes): Las alternativas son salvavidas que evitarán el ahogamiento. Deberán estar siempre en sintonía con nuestras visiones del futuro y nuestros valores, saber escogerlas a tiempo será una ayuda que nos permita sortear los obstáculos. El economista y Nobel Harry Markowitz acuñó la frase “El único almuerzo gratis es la diversificación”.
  • Fe: Sea cual sea la situación, todo tiene una razón de ser, “todo pasa por algo”. Es vital tener la conciencia de que hay un Poder Superior a nosotros y que aquello que estemos viviendo por muy tormentoso que sea, tiene un significado en nuestras vidas. A lo largo de los días ese significado se traducirá de mil formas, de manera que simplifique más nuestras vidas y nos permita encontrar la felicidad donde antes no lo había.
  • Resiliencia: Todos tenemos la capacidad de llevar al límite nuestras vidas, cuerpos y mentes . Esto puede suceder de manera voluntaria o involuntaria. Cuando sucede sin que lo pidamos, es importante estar claros que tenemos el talento para encontrar un mejor camino, una mejor solución que nos permita (en algún momento) regresar quizás no al estado inicial, sino a un estado mas fortalecido, más maduro y con mas lecciones y/o estrategias aprendidas.

¿Estás preparado para una crisis? ¿Cómo las has abordado en el pasado?

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

“If you’re not failing, you’re not pushing your limits, and if you’re not pushing your limits, you’re not maximizing your potential” 

― Ray Dalio, Principles: Life and Work