Cómo se complementan el vaso medio lleno y las metas retadoras

2 min lectura

La gran diferencia entre “Lo que todavía me falta” vs “Lo que ya he alcanzado”

En el post anterior “Un ironman en memoria de mi hijo Juan Diego” prometí escribir sobre la diferencia que estriba en la frase: “Lo que todavía me falta por recorrer” versus “lo que ya he alcanzado”, una frase simple pero con una fuerza muy poderosa, que no solo nos permite cambiar por completo la mentalidad y la actitud ante un objetivo retador, sino encontrar una forma de salir adelante a pesar de las adversidades.

Después de definir un objetivo viene la incuestionable ejecución y con ello una de las responsabilidades individuales más grandes por la que atravesamos los seres humanos y cualquier organización. Los objetivos deben ser lo suficientemente grandes, retadores, concisos y sobre todo realistas que nos trasladen (y para siempre) a otro estado mental, físico y emocional. Esto hace imprescindible que exista una claridad muy amplia y profunda del para qué de dicho objetivo y que sobre todo, que ayude a asegurar gran parte de su logro.

Mientras caminamos en la consecución de eso que anhelamos, debemos mantener encendida la conciencia que nos permita saber en todo momento dónde estamos (y aquí radica el punto de quiebre de este post). La diferencia entre “lo que todavía me falta por recorrer” versus “lo que ya he alcanzado” puede ocasionar distintas sensaciones, emociones, actitudes y estados de ánimo. Sin embargo, la segunda lleva intrínseco un espíritu de logro y celebración. Nos permite sentir y vivir una actitud distinta, cargada de mayor energía e impulso para seguir adelante.

Un detalle que normalmente se nos escapa es la celebración. En parte es por nuestra tendencia natural de orientarnos hacia la tarea hasta verla finalizada. Sin embargo, a mitad de camino o mientras se da cada paso, la celebración es una pequeña acción que alimenta el espíritu de la tarea, hace del camino algo más placentero, nos recuerda siempre el objetivo inicial, nos permite sentir el logro y al final nos brinda la sensación de plenitud cuando por fin llegamos a la meta.

Durante la maratón del Ironman, tuve la gran oportunidad de poner esto a prueba. Conforme fueron pasando los kilómetros sabía que me hacía falta un gran trecho por recorrer, sin embargo, mantenía encendida mi conciencia sobre todo de aquello que ya había logrado (3.86 km de natación y 180 km de bicicleta). Quería sentirme inspirado en el tercer tercio de la competencia y lo logré pensando en todo lo que ya había alcanzado, en lo mucho que había esperado ese momento y en el propósito de la competencia porque al final, fue algo que me nació hacer con el espíritu más noble que un padre puede tener.

En un día común y corriente es muy fácil vivir orientado a la tarea y enfocarse únicamente en finalizarla. Objetivos que tengan una visión clara, que estén alineados en los propósitos, que compartan el éxito entre todas las partes involucradas y en los que se celebren los pequeños grandes logros, hará que siempre veamos el vaso medio lleno y luchemos hasta llenarlo (ojalá de nuestra bebida favorita).

Algunas preguntas para reflexionar sobre el tema:

  • ¿Qué tanto celebras a mitad de camino?
  • ¿Cuántas veces te enfocas más en lo que te hace falta versus todo lo que ya has alcanzado?
  • ¿Cómo alimentas la llama que te permite ser constante y disciplinado en la consecución de tus metas?

Feliz semana y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

Rodrigo Baccaro

Author: Rodrigo Baccaro

Hola soy Rodrigo Baccaro, Executive ACC Coach por la International Coach Federation. Acompaño a personas y a equipos de trabajo en procesos de Coaching que les permitan maximizar su rendimiento a través de maximizar su bienestar. Durante mas de 10 años he liderado Proyectos y Transformaciones en empresas de centro y sur américa dentro de los sectores Agro, Industria, Telecomunicaciones, Transporte y Energía que me han permitido tener una visión global de las empresas, sus procesos y el rol del liderazgo como fuente de resultados en el ambiente Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo en el que hoy navegan. Te interesaría tener un Coach? Contáctame y permíteme acompañarte en este proceso creativo y estimulante que te permita ser todo lo que deseas ser.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *