Cajones X,Y,Z,BabyBoomers etc. ¿valen la pena?

3 min lectura

¿Nos encasillamos o no nos encasillamos? y para qué

Image by Gerd Altmann from Pixabay

En mi post anterior quise empezar “soy de la generación del milenio”, luego me recordé que no soy fan de los encasillamientos y pensé en escribir algo sobre este tema. Cuando escribo sobre “encasillamiento” pienso en la terminología que hemos inventado para clasificar grupos de personas por ejemplo, generaciones X,Y,Z,Baby boomers, millenials, entre muchos otros. Se me viene a la mente incluso las clasificaciones que se les da a los niños, e.g. Toddler y a veces frases como: “Es que es un Toddler”, sin dejar de mencionar “es que es un Baby Boomer”.

Antes de cualquier clasificación creo que somos seres humanos y desde la última vez que evolucionamos hacia el Homo sapiens sapiens han pasado aprox. unos 300,000 años y no han habido cambios significativos, especialmente en nuestra configuración ósea y nuestro esqueleto. Para nuestra dicha, de esa evolución desarrollamos capacidades cognitivas, emocionales y de relacionamiento social únicas que nos distinguen ampliamente del resto de la naturaleza y automáticamente nos permiten nacer con un cúmulo herramientas para la resolución de todo lo que vendrá más adelante en nuestras vidas.

Como Coach mantengo la visión del potencial infinito que cada ser humano tiene para alcanzar lo que anhela, independientemente de su edad. Asimismo, pienso en para qué encasillarnos cuando el promedio de vida ronda entre los 70 y 80 años, considerablemente insignificante si tomamos como medida la última vez que dimos un gran cambio evolutivo. Lo que creo fielmente es en la capacidad que tenemos para adaptarnos a los entornos en los que vamos a vivir y especialmente el que estamos viviendo mientras escribo estos párrafos.

¿Soy demasiado joven? ¿soy demasiado viejo? ¿tengo la suficiente experiencia? ¿nací en el lugar adecuado?. Las clasificaciones van en detrimento de liberar nuestro potencial y de poder identificar el potencial de los demás, asimismo, forman parte del sistema de creencias que nos hemos autoimpuesto. Así como a la edad de dos años, un niño (“Toddler”) está en una de las etapas de descubrimiento y curiosidad más maravillosas de su vida (que deberíamos mantener siempre), un adulto de 80 años (“Baby Boomer”) tiene todo el potencial de brindarle a la humanidad su experiencia de las miles de montañas que ha escalado, sus estrategias de éxito, las lecciones aprendidas y un largo etcétera. En medio de ellos dos, nos encontramos el resto de la humanidad que fácilmente podemos aprender todo de ambos.

Los retos a los que nos hemos enfrentando a lo largo de la historia han sido igual de importantes que hoy, y la forma de resolverlos sigue siempre estando en nuestras manos. Individuos, grupos, organizaciones, empresas estamos expuestos a la inminente velocidad con la que las cosas están cambiando y nuestra respuesta debe ser de igual o mayor magnitud. La inminente pregunta que salta a este punto es, ¿Cómo lograrlo? Parte de la respuesta inicia en el respeto y la autoconciencia hacia uno mismo; el poder darnos cuenta del aporte infinito que le podemos seguir dando a la humanidad y el cambio que a nivel individual podemos dar en todo momento, especialmente cuando sea necesario.

La siguiente parte de la respuesta radica en el respeto a la inteligencia que podemos capturar de todas las personas con las que nos relacionamos. Hoy más que nunca debemos compartir un sentido de pertenencia que nos permita vivir tranquilos y seguros de poder hacer nuestros aportes; los sistemas de valores deben vivirse y respetarse y las visiones y los propósitos deben inspirar y retar; pero sobre todo, se debe mantener la conciencia de que el aporte individual de todos los miembros (de una organización por ejemplo) formará una capacidad única que permita hacer frente a cualquier reto. La respuesta de esa nueva capacidad se verá reflejada en la velocidad para adaptarse y cambiar.

Finalmente y sin ser menos importante, identificar las pasiones que nos mueven, automáticamente borra cualquier clasificación. Una persona movida por sus pasiones tenga la edad que tenga, aportará a la humanidad todo lo que esté en sus manos, dará los cambios que sean necesarios con tal de seguir lo que le apasiona, mantendrá un espíritu de colaboración que le permita seguir adaptándose al cambio y será siempre un promotor de respeto hacia el aporte de los demás como parte de una capacidad única que solo se puede lograr, escuchando y respetando a los que le rodean.

¿Te quieres seguir encasillando en una generación? ¿Cuál es el mayor aporte que le puedes seguir brindando a la humanidad? ¿Qué está en tus manos hacer para adaptarte al cambio? ¿Qué pasión te mueve y cómo va la vas a seguir persiguiendo a lo largo de tu vida?

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. Un poco de lo que pasó esta semana en mi vida:

  • ¿Qué estuve leyendo?: Reinventing the Organization. Un maravilloso libro especialmente para comprender la magnitud del cambio en el que están viviendo las empresas y qué se puede hacer para adaptarse y seguir adelante.
  • ¿Qué estuve viendo?: Busca lo mejor en los demás. Una explicación sencilla pero muy poderosa de los procesos físicos y químicos que suceden en nuestro cuerpo y cómo afectan las posibilidades que uno ve en la vida. Entrevista del gran Mario Alonso Puig.
  • Persona a la que estoy siguiendo en Twitter: Brene Brown. Una de mis autoras favoritas, especialmente en temas de vulnerabilidad y de cómo atreverse, atreverse en grande y darlo todo.
Rodrigo Baccaro

Author: Rodrigo Baccaro

Hola soy Rodrigo Baccaro, Executive ACC Coach por la International Coach Federation. Acompaño a personas y a equipos de trabajo en procesos de Coaching que les permitan maximizar su rendimiento a través de maximizar su bienestar. Durante mas de 10 años he liderado Proyectos y Transformaciones en empresas de centro y sur américa dentro de los sectores Agro, Industria, Telecomunicaciones, Transporte y Energía que me han permitido tener una visión global de las empresas, sus procesos y el rol del liderazgo como fuente de resultados en el ambiente Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo en el que hoy navegan. Te interesaría tener un Coach? Contáctame y permíteme acompañarte en este proceso creativo y estimulante que te permita ser todo lo que deseas ser.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *